miércoles, 31 de agosto de 2011

La casa encendida




Y puede ser que estemos todavía
unos dentro de otros,
y puede ser que habitemos
aquella casa de la infancia
donde el latido del corazón
tenía las mismas letras que la palabra hermano;
y Gerardo...
-ya sabéis que Gerardo
quería llegar a ser como un domingo
cuando fuera mayor-,
y aquella casa estaba viva siempre,
estaba ardiendo siempre
durante varios años de juego indivisible,
de cielo indivisible,
de cielo con su tiempo indivisible
y circular que comienza en mañana...

Luis Rosales. La casa encendida
Pintura: Wyczolkowski Leon

martes, 30 de agosto de 2011

lunes, 29 de agosto de 2011

A pesar de todo....


A pesar de todo, dejándola abierta,
verás que se cuela el sol por tu puerta.


Eladia Blasquez
Pintura: John White Alexander.Sunlight

domingo, 28 de agosto de 2011

Domingo

Algo ha cambiado en mis domingos...


Pintura: George Brandiff. Sunday Breakfast

sábado, 27 de agosto de 2011

Elegir mi paisaje


"Ah si pudiera elegir mi paisaje
elegiría, robaría esta calle,
esta calle recién atardecida
en la que encarnizadamente revivo
y de la que sé con estricta nostalgia
el número y el nombre de sus setenta árboles."

Benedetti
Pintura:
A. Solnechnaya

viernes, 26 de agosto de 2011

Felicidad


Pedí a los profesores
que enseñan el sentido de la vida
que me dijeran qué es la felicidad.
Fui a ver a los afamados ejecutivos
que comandan el trabajo
de miles de hombres.
Todos menearon la cabeza y me sonrieron
como si yo tratase de engatusarlos.
Y un domingo por la tarde
fui a pasear por la orilla del río Desplaines.
Y vi a un grupo de húngaros bajo los árboles,
con sus mujeres y sus hijos,
un barril de cerveza
y un acordeón

Carl Sandburg
Pintura: Van Gogh. Campamento zíngaro

jueves, 25 de agosto de 2011

Primavera


Se nota,
ya viene, ya viene...






Pintura: Gaetano Jerace


miércoles, 24 de agosto de 2011

Carta de lluvia

Si atraviesas las estaciones
conservando en tus manos hechas cántaro
la lluvia de la infancia que debíamos compartir,
nos reuniremos en el lugar
en donde los sueños corren jubilosos
como ovejas liberadas del corral
y en donde brillará sobre nosotros
la estrella que nos fuera prometida.
Pero ahora te envío esta carta de lluvia

que te lleva un jinete de lluvia
por caminos acostumbrados a la lluvia.
Ruega por mí, reloj,

en estas horas monótonas como ronroneos de gato.
He vuelto a la casa que conserva las cenizas
que hacen renacer a los fantasmas que odio.
Alguna vez salí al patio a decirles a los conejos
que el amor habia muerto.
Aquí no debo recordar a nadie,
aquí debo olvidar la colina de los aromos
porque la mano que cortó aromos
ahora cava una fosa.
El pasto ha crecido demasiado
como para arrancarlo.

En el techo de la casa vecina
se pudre una pelota de trapo
dejada allí por un niño muerto.
Entre las tablas del cerco me miran rostros
que creía olvidados,
y mi amigo espera en vano que en el río
centellee su buena estrella.
Tú, como en mis sueños,
vienes atravesando las estaciones

con la lluvia de la infancia
en tus manos hechas cántaro
En el invierno nos reunirá el fuego
que encenderemos juntos.
Nuestros cuerpos harán las noches tibias
como el aliento de los bueyes,
y al despertar veré que el pan sobre la mesa
tiene un resplandor más grande
que el de los planetas enemigos

cuando lo partan tus manos de adolescente.
Pero ahora te envío una carta de lluvia

que te lleva un jinete de lluvia
por caminos acostumbrados a la lluvia.


Teillier
Pintura:Sergei Kondrashov

martes, 23 de agosto de 2011

Luz de estrellas


Toda la noche, esta suave lluvia del pasado distante.
No me extraña que a veces despierte como un niño.
___________________________________________
STARLIGHT
All night, this soft rain from the distant past.
No wonder I sometimes waken as a child.

Ted Kooser. Traducción: Hilario Barrero
Pintura: Niall Naessens. Gracias a Aputsiag

lunes, 22 de agosto de 2011

Tempestad

En la dulce magnolia cotidiana
y en el candor de su simplicidad
han tocado mis dedos muchas veces
la tempestad.
En el agua de espíritus serenos
y piedras en su limpia oscuridad,
he escuchado en las tardes más hermosas
la tempestad.
En el fresno que me abre sus maderas
como un hombre que brinda su bondad
al ir a reclinarme he presentido
la tempestad.
En los ojos de todas las criaturas,
en toda pequeñez o inmensidad,
ha encontrado mi alma frente a frente
la tempestad.
Vendrá el silencio de absolutas formas,
descenderé a la múltiple unidad,
y todavía escucharé en el polvo
la tempestad.

Germán Pardo
Pintura:Wilhelm List


domingo, 21 de agosto de 2011

Chorus


En la casa de madera
sueño con los pájaros
que anidaron alguna vez
en este bosque.

Teillier
Elizabeth Carolan. Dawn Chorus

sábado, 20 de agosto de 2011

En conmemoración nuestra


Le pido al jardinero
que en conmemoración nuestra
no barra las hojas
Me recuerdan el jardín
de Via Aurelia Orientale
cuando los gansos nadaban en el estero
y la muerte andaba lejos

Cecilia Casanova
Millais. Autumn leaves. Detail

viernes, 19 de agosto de 2011

Bemoles


Cuando mi madre
sumida en una pavana
decía:
“la vida tiene sus bemoles”
corría a perderme

Cecilia Casanova
Pintura:
B. Ahlgrensson

jueves, 18 de agosto de 2011

Dolor



Desde su cielo
Dios me asestó
un mortal zarpazo

Cecilia Casanova
La Pietà. Miguel Angel

miércoles, 17 de agosto de 2011

Una vez


Una vez fuiste el puente
y yo el vacío
otra vez, yo fuí el puente
y tu el vacío
pero lo triste, lo desolado
es que no habrá otra vez.

Cecilia Casanova
Buchholz

martes, 16 de agosto de 2011

El poeta de este mundo


a René—Guy Cadou

Poeta de nombre claro

como un guijarro en medio de la corriente
reunías palabras que eran pedernales
de donde nace un fuego que no es olvidado.
René-Guy Cadou, amigo del tonelero, el cartero,

el aduanero y el contrabandista,
vivías en una aldea de seiscientos habitantes.
Allí eras profesor rural,
el peso del olor del jardín vecino

sofocaba la sala de clases
como a la sala de clases

donde tu padre había sido maestro.
Te gustaba hablar con la gente

de cara parecida a ollas de greda.
caminar descalzo,
ver jugar a las cartas en la taberna.
En la noche a la luz de un fuego de espino
abrías un libro mientras Helena cosía
(“Helena como una gota de rocío en tu vaso”).
Tenías un poeta preferido para cada estación:
en otoño era Verlaine,

la primavera te traía todas las rosas de Ronsard,
el invierno llegaba con el chirriar

del carruaje del Grand Meaulnes
y la estación violenta
el ruido de espadas entrechocándose

en una posada de Alejandro Dumas.
Tú nunca estabas solo,
te iluminaba el recuerdo de tu padre

volviendo de caza en el invierno
Y mientras tus amigos iban al Café,
a la Brasserie Lipp o al Deux Magots,
tú subías a tu cuarto
y te enfrentabas al Rostro radiante.

En la proa de tu barco
te asomabas a ver los caminos

de tu país de hadas y pantanos,
caminos trazados como las líneas

de un cuaderno de copia.
Tus palabras llegaban
como pájaros que saben que siempre hay

una ventana abierta al fin del mundo.
Y los poemas se encendían como girasoles
nacidos de tu corazón profundo y secreto,
rescatados de la nostalgia,
la única realidad.

Tú sabías que la poesía debe ser usual

como el cielo que nos desborda,
que no significa nada si no permite a los hombres

acercarse y conocerse.
La poesía debe ser una moneda cotidiana
y debe estar sobre todas las mesas
como el canto de la jarra de vino

que ilumina los caminos del domingo.
Sabías que las ciudades son accidentes

que no prevalecerán frente a los árboles,
que la poesía no se pregona en las plazas

ni se va a vender a los mercados a la moda,
que no se escribe con saliva,

con bencina, con muecas,
ni el pobre humor de los que quieren

llamar la atención con bromas

de payasos pretenciosos
y que de nada sirven
los grandes discursos tartamudos

de los que no tienen nada que decir.
La poesía
es un respirar en paz
para que los demás respiren,
un poema es un pan fresco,
un cesto de mimbre.
Un poema
debe ser leído por amigos desconocidos
en trenes que siempre se atrasan,
o bajo los castaños de las plazas aldeanas.

Pocos saben aquí lo que es un poema,
pocos han puesto su cara al viento

en medio de un trigal;
pocos saben lo que es un poeta
y cómo debe morir un poeta.
Tú moriste en un cuarto

en donde se congregaba toda la primavera
mirando un cesto con manzanas.
“He visto morir a un príncipe”
dijo uno de tus amigos.

Y este Primero de Noviembre
cuando me rodean los muertos

que siempre están conmigo
pienso en tu serena y ruda fe
que se puede comprender
como a una pequeña iglesia azul de pueblo
donde hay un párroco que no pide

sino compartir su pan.
Tú hablabas con tu Dios
como al pobre hijo de un carpintero,
pues también sabías que se crucifica

todos los días a un poeta
(Jesús tenía treinta y tres años,
Jean Arthur también era Cristo
crucificado a los treinta y siete).
Pero a ti no te importaba

que te escupieran la cara o te olvidaran
porque como tú lo decías,

nadie puede impedir a un pájaro

que cante en la más alta cima,
y el poeta derribado
es sólo el árbol rojo

que señala el comienzo del bosque.


Teillier

Pintura: Judy Crowe

lunes, 15 de agosto de 2011

Presentiment


Presentiment is that long shadow on the lawn
Indicative that suns go down;

The notice to the startled grass

That darkness is about to pass.



Presentimiento es esa larga sombra
que poco a poco avanza sobre el césped
cuando el sol sus imperios abandona.




Emily Dickinson
Pintura:
Chase William Merritt

sábado, 13 de agosto de 2011

Un pájaro canta en inglés


En el jardín de mi amiga Ofelia
un pájaro canta en inglés
“Believit
Believit”.

Cecilia Casanova
Pintura:
Felix Mas

It's all I have


It's all I have to bring today,
This, and my heart beside,
This, and my heart, and all the fields,
And all the meadows wide.
Be sure you count, should I forget,
-- Some one the sum could tell, --
This, and my heart, and all the bees
Which in the clover dwell.
_______________________________________________
Esto es todo lo que tengo para traer hoy

Esto, y mi corazón al lado

Esto, y mi corazón, y todos los campos

Y todas las amplias praderas

Estate segura de que cuentas -si yo lo olvidara

Alguien podría decir cuánto suman

Esto, y mi corazón, y todas las
Abejas
que en el trébol moran.



Emily Dickinson Pintura:Winslow Homer. Four leaf clover

Gracias Marcelo

viernes, 12 de agosto de 2011

Despedida


La fuente
se adelantó a la pena
de la despedida
Chinchosas palomas
desde el alero
alardeaban su celo
Si alguien
hubiera entrado a la habitación
habría visto sólo la cama
El amor
los volvió invisibles.

Cecilia Casanova
Pintura:
Neil Driver

jueves, 11 de agosto de 2011

Cartas a un exiliado



Como una mujer embarazada
que afloja cada día más
el lazo de su talle
soltando la cinta que ata tus cartas
Llegará el día en que la anude
sin lograr la rosa
Entonces buscaré otra
más brillante, más larga
y volveré a comenzar.


Cecilia Casanova
Pintura: Mary Elizabeth Mitchell

miércoles, 10 de agosto de 2011

Mercury 47


Al morirte me quedé en pana
como tu negro Mercury
que llegó a saber tanto
de nosotros

Cecilia Casanova

martes, 9 de agosto de 2011

Hace 70 años...

hubo una promesa de amor...

lunes, 8 de agosto de 2011

Los juegos de sol


Las cosas recobran su unidad,
el sol cansado de desdoblarlas
se echa a mis pies.
Como todas las tardes
espero su metamorfosis.
Cuando Ana suba con el café,
será un triángulo,
un ojo buscando altura.
Si mi hijo menor estuviera
pretendería cazarlo
con su sombrero de paja.

Cecilia Casanova
Pintura: Adolph Menzel

domingo, 7 de agosto de 2011

The thimble



Encontré un dedal de plata
en el suelo húmedo de la leñera,
ni grande, ni pequeño, el lado abierto
deformado en un óvalo por el peso de la leña
o porque la mujer que lo usaba
lo moldeó así para ajustarlo a su dedo.

Su borde decorativo de hojas, graciosas
y uniformes, como la cenefa de acantos
en el techo de lata de la iglesia...
se repite sobre nuestras cabezas
mientras decimos al unísono
palabras que la dueña del dedal debió haber dicho.

___________________________________________


I found a silver thimble
on the humusy floor of the woodshed,
neither large nor small, the open end
bent oval by the wood's weight,
or because the woman who wore it
shaped it to fit her finger.

It's decorative border of leaves, graceful
and regular, like the edge of acanthus
on the tin ceiling at church...
repeating itself over our heads
while we speak in unison
words the wearer must have spoken.

Jane Kenyon
Traducción: Hilario Barrero
Foto: dedal de la abuela Carmen

sábado, 6 de agosto de 2011

Stopping by Woods on a Snowy Evening

Whose woods these are I think I know.
His house is in the village though;

He will not see me stopping here

To watch his woods fill up with snow.

My little horse must think it queer

To stop without a farmhouse near

Between the woods and frozen lake

The darkest evening of the year.

He gives his harness bells a shake

To ask if there is some mistake.

The only other sound's the sweep

Of easy wind and downy flake.

The woods are lovely, dark and deep.

But I have promises to keep,

And miles to go before I sleep,

And miles to go before I sleep.





_______________________________


Robert Frost
Pintura: Susan Jeffers


Gracias Nicolás

martes, 2 de agosto de 2011

El árbol...


El árbol, aunque lo corten,
aún tiene esperanza de volver a retoñar,
de que no falten sus renuevos;
Aunque en la tierra envejezca su raíz
y muera su tronco en el polvo,
al percibir el agua reverdecerá
y hará copa como una planta nueva.

Libro de Job
Pintura: Macri. Winter tree.

lunes, 1 de agosto de 2011

Porque olvidarás...


Porque olvidarás tu aflicción,
como aguas que han pasado la recordarás.

Tu vida será más radiante que el mediodía

y hasta la oscuridad será como la mañana.

Entonces confiarás,
porque hay esperanza,
mirarás alrededor
y te acostarás seguro.
Descansarás y nadie te atemorizará

y muchos buscarán tu favor.



Libro de Job
Pintura: Felice Casorati Preghiera. 1913
Related Posts with Thumbnails