jueves, 13 de noviembre de 2008

El ajedrecista

Está sentado,
la cabeza apoyada en una mano,
en la parte más ruidosa del café.
Envuelto en el ensueño temprano
fija la mirada en un punto
impreciso entre los libros,
papeles apilados y
una partida de ajedrez sin terminar.
El reflejo le hace bajar los párpados
hasta la mitad de los ojos oscuros.
Sobre una hoja en blanco
decide hacer un mapa de su vida:
las ciudades en las que vivió
los desvíos, las mudanzas,
y el dibujo vacilante
que no representa para los demás
otra cosa que un garabato infantil,
con la forma vaga de un rostro,
para él es un laberinto,
una brusca revelación.



Vanina Colagiovanni
Pintura: Concentration. Richard Earl Thompson

3 comentarios:

Ana dijo...

"y el dibujo vacilante
que no representa para los demás
otra cosa que un garabato infantil,
con la forma vaga de un rostro,
para él es un laberinto,
una brusca revelación."

ME MUERO POR VERLO!!!

Siempre nos haces partícipes, cómplices.
Me gusta encontrar cada día esta parte del arte y la literatura tan bien elegida y que tanto nos involucra.
Un abrazo!!

difusa dijo...

Interesante, me hace pensar como representaría mi vida si me dan un papel en blanco. Cómo sería tu representación?

Ulysses dijo...

Mira la partida de ajedrez, y se concentra en ella. Pero en un momento decide hacer un mapa de su vida.
Interesante cuadro y me gustó el poema sobre el ajedrecista, el cual me recuerda el poema de Borges, sobre el ajedrez.
Saludos amiga

Related Posts with Thumbnails