miércoles, 19 de septiembre de 2018

Con dedos invisibles...



Con dedos invisibles, por la noche,
alguien trenza de nuevo los destinos.
Recompone lo roto, le devuelve
la armonía perdida a lo imperfecto.
Cobran vida las cosas que no fueron,
y lo que el mal deshizo, vuelve a ser.
Del cerebro dañado surge un río
de aguas siempre tranquilas. De la médula
enferma crece un bosque de hayas, míralo
ahí, ahí. Lo que no tuvo forma,
lo que no llegó a ser, el niño muerto,
el destino truncado, un amor triste,
todo esto resucita en esos dedos
que vibran en la noche. Y así surge
la inconstante belleza de este mundo.
Y también la del más allá
que no conoceremos.

Eduardo Jordá

domingo, 16 de septiembre de 2018

Moscú



A treinta kilómetros de Moscú
Puedo ver las cúpulas del Kremlin
Brillando sobre la nieve
El terror de los habitantes de la ciudad
La resignación de los soldados que la defienden
Derrotados de antemano
La victoria está al alcance de mi mano
Parezco ser el único en saber
Que mi ejército es inferior al suyo
Que si gano, perderé
Que su derrota también será la mía
Por eso ordeno el retroceso
Vuelvo a casa sin asesinar
Sin incendiar
Sin humillar
Su sorpresa ante ese movimiento mío
Cuando esperaba lo peor de mí
Es mi victoria.

Bruno Noir

sábado, 15 de septiembre de 2018

Hago mi camino



Hago mi camino
 cansado y polvoriento,
y detenida y dudosa
 queda tras de mí la juventud,
que baja su hermosa cabeza
 y se niega a acompañarme.

Herman Hesse

viernes, 14 de septiembre de 2018

Rincones



Una tarde de agosto
deja caer su calma sobre el patio.
Nada rompe el silencio.
El blanco cal hace brotar la luz
de entre los gruesos muros;
los enseres descansan,
la quietud permanece,
y un hondo Miserere
va asomando su voz
a través de los tiestos
de alábega y jacintos.

Dionisia García
Patrick Gordon

jueves, 13 de septiembre de 2018

Ver



Sin conocerte acudo, entro en las asambleas.

Quisiera confirmar como Teresa,

como Juan de la Cruz,

pero ver es en mí sobre todas las cosas,

y ni siquiera sé si tienes rostro,

si podría dejar en tu mejilla un beso.

 

Es difícil caminar a tu lado,

y vuelvo la mirada por si estás a mi espalda,

y no han sabido verte mis descuidados ojos.

 

 
Dionisia García
Hamish Blakely

martes, 11 de septiembre de 2018

Me acerco a este libro...



Me acerco a este libro como a un animal quieto
y taciturno.
Acaricio su piel lisa y las páginas
todas juntas con el dedo pulgar
se mueven en abanico.
Lo vuelvo a cerrar y empiezo de nuevo:
lo acaricio.
Después hoja por hoja
sobre la esquina superior derecha
apoyo el pulgar en la página,
con el índice sostengo la esquina,
en un movimiento suave doy vuelta la página,
apoyo el dedo medio y después la mano entera.
Entonces la mano izquierda:
el pulgar sobre la hoja a mitad de la página,
el resto de la mano apoyada en la tapa.
La izquierda con el pulgar
en la parte superior
de la página derecha
se prepara
para el próximo movimiento.
Y ahí recién el libro
lenta,
tímidamente,
comienza a hablar.

Eva Murari

lunes, 10 de septiembre de 2018

Mientras voy conmigo



Luminosa mañana. Nada teme al olvido.

Yo celebro con ella la fiesta de las calles.

Poco más tengo cierto en esta vida breve

que comenzó otro día de hace ya muchos años.

Me preguntas si creo, si busco otras verdades.

Aquí estoy viendo el mundo. Camino sin respuestas,

a la buena de Dios, que no es tan mala cosa.


Dionisia García
Javier Vallhonrat

domingo, 9 de septiembre de 2018

La taza de Silesia

En sus bordes los labios se detienen.
Es hermosa la taza,
                          con cenefa de rosas
                          y dorado filo.
Aromas de café, cantueso y menta, son más intensos,
                          porque la taza es honda.
La miro rosa a rosa,
                          y me produce gozo
                          el color y la forma;
                          el saber que otros labios
                          han podido apreciar este refugio,
                          que otros ojos se han deleitado.
Sobre la mesa no es un objeto más,
                          no es el adorno.
Lleva tras sí miradas,
                          manos,
                          labios.
                          Quizá un último suspiro,
                          un último sorbo,
                          o el hastío de las tardes.
Dionisia García
Juliana Kolesova

sábado, 8 de septiembre de 2018

Lyons tea

Aquí conmigo, objeto.
                            Repaso los contornos:
el rojizo color, el dorado herrumbroso.
                            Lyons tea
sobre la tapa, decorado de damero y leones.
                            Qualité de luxe. Export by (1929).
La vieja caja y su olvidado origen,
    junto al papel, presencia.

Dionisia García

viernes, 7 de septiembre de 2018

¿Solos?

Venturoso saber que alguien te espera
y sufrirá tus lágrimas,
que alguien en la mañana
une a tu despertar una caricia,
y ha contado muchas veces
el granero de tu cuerpo.
Soledades ahuyenta quien nos mira,
quien sabe compartir aquello que aprendimos,
y con nosotros se conmueve
ante las mismas cosas.
Dionisia García

jueves, 6 de septiembre de 2018

Habrá lilas

Tiemblo
al pensar que, algún día,
ya no veré las lilas de los huertos
y no oleré la tierra
en caricia que esponja
ni cruzaré palabras
en mañanas de sol o niebla,
hermosas e incitantes.
He visto a mis amigos;
he sentido deseos de besarlos,
de poseer su aliento,
porque más tarde no habrá besos de ahora.
No me gusta creer
que las lilas perderán su existencia
tras los velos de la noche.
Han de existir,
porque también ignoro
si, en alguna parte o cerca,
hay presencias
que no palpo
y fueron siempre.
Dionisia García

martes, 4 de septiembre de 2018

Amapola



Una vez que se ha pronunciado
la palabra amapola
hay que dejar pasar algo de tiempo
para que se recompongan
el aire
y nuestro corazón.

Edith Vera

lunes, 3 de septiembre de 2018

Sinónimos



Más allá de la luz está la sombra,

                                             y detrás de la sombra no habrá luz

ni sombra. Ni sonidos, ni silencio.

Llámale eternidad, o Dios, o infierno.

O no le llames nada.

Como si nada hubiera sucedido.

Francisco Brines
Caspar Friedrich

domingo, 2 de septiembre de 2018

Pan



Eso que leva
adentro de un molde
llena la casa de aromas
y guarda todo lo bueno
que debería pasarnos.


Cecilia Martínez Ruppel
Jeff Larson

viernes, 31 de agosto de 2018

A una letra



Cuando escribes, 
tu letra se parece a tu calma

Pedro Miguel Lamet

Me desordeno, amor, me desordeno



Me desordeno, amor, me desordeno
cuando voy en tu boca, demorada;
y casi sin por qué, casi por nada,
te toco con la punta de mi seno.

Te toco con la punta de mi seno
y con mi soledad desamparada;
y acaso sin estar enamorada;
me desordeno, amor, me desordeno.

Y mi suerte de fruta respetada
arde en tu mano lúbrica y turbada
como una mal promesa de veneno;

y aunque quiero besarte arrodillada,
cuando voy en tu boca, demorada,
me desordeno, amor, me desordeno.

Carilda Oliver Labra
Related Posts with Thumbnails