miércoles, 24 de agosto de 2016

Mi cansancio...



Mi cansancio
mi angustia
mi alegría
mi pavor
mi humildad
mis noches todas
mi nostalgia del año
mil novecientos treinta
mi sentido común
mi rebeldía.

Mi desdén
mi crueldad y mi congoja
mi abandono
mi llanto
mi agonía
mi herencia irrenunciable y dolorosa
mi sufrimiento
en fin
mi pobre vida.

Idea Vilariño.

viernes, 19 de agosto de 2016

Albada



Dispusimos el cuello 
como quien mira pájaros. 
Un filo descendió
justo hacia 
la amapola de amor 
que habíamos tragado. 
No cerramos
los ojos
tú rozaste mi herida 
hasta la aurora.

Ada Salas

martes, 16 de agosto de 2016

No te conformes...




No te conformes con un amor
ámalo todo
y ama en extremo
es la única manera
de jamás estar solo.


Pilar de César Gómez

viernes, 12 de agosto de 2016

Cuando...




Cuando estoy contigo, 
estamos despiertos toda la noche

Cuando no estás, 
no puedo dormir
¡Que Dios bendiga estas dos insomnias!
y la diferencia entre ellas


Rumi

jueves, 11 de agosto de 2016

Extrañar


(del lat.extraneâre)
1. acción de ser a medias;
2. estar en dos lugares a un tiempo y en ninguno;
3. abrir un cajón y oler a hueco;
4. ser un extraño en tu lugar de nacimiento.

Alfonso Brezmes
Erica Hopper

lunes, 8 de agosto de 2016

Contigo...



Contigo junto a mí 
veo pasar de largo la tristeza.

Irene Sánchez Carrón

viernes, 5 de agosto de 2016

Yo lo había sentido...



"Yo lo había sentido, muchas veces, 
el amor en reserva.
 Hay en cantidad. No se puede negar.
 Sólo, que es una pena 
que siga siendo tan cabrona, la gente, 
con tanto amor en reserva. 
No sale y se acabó.
 Se les queda ahí dentro, 
no les sirve de nada. 
Revientan, de amor, dentro".


Louis-Ferdinand Céline
Ansell

sábado, 30 de julio de 2016

Ha de bastarnos...


De la renuente materia, 
 ¿Qué se puede obtener? 
Nada,
 belleza a lo sumo. 
 Así pues,
 el cerezo en flor ha de bastarnos
 Y los crisantemos 
y la luna llena.  


 CZESLAW MILOSZ

miércoles, 27 de julio de 2016

Viniste...




Viniste sin querer
para enseñarme
el accidente sin valor
que es esta vida
y el recuerdo 
de la auténtica verdad
el amor
allá donde exista.


Pilar de César Gómez
Nathalie Picoullet

viernes, 22 de julio de 2016

Tiro de ti...



Tiro de ti
te zarandeo
intento zafarme luego

agito tu corazón
para sentir de cerca
el cordel de sangre 
que nos une

te llamo constantemente
en puro acoso
mutuo y consentido
a gritos
a susurros

sólo el alma libre
conoce el doloroso precio 
de dejarse vencer
de abrazar la delicia del yugo
que inevitable
que involuntario
que catastrófico
es terriblemente amado.


Pilar de César Gómez

martes, 19 de julio de 2016

El...



El no dijo nada,
pero ella lo oyó.

lunes, 18 de julio de 2016

Una mano tomó la otra...



"Una mano tomó la otra
le dijo no te escondas
le dijo no te cierres
le dijo no te espantes

una mano tomó la otra
puso un anillo al dedo
puso un beso en la palma
y un puñado de amor

las dos manos se tomaron
levantaron una fuerza
para tirar paredes
para abrirse los caminos"


Clarisse Nicoïdski

jueves, 14 de julio de 2016

Me gustas cuando llueves...

  


Me gusta cuando llueves,
ese tiempo muerto en que tu mano
acaricia mi paisaje mansamente
lo detiene y lo descansa
y yo recojo el fruto.
Es el regalo
tu voz que despacio me alimenta
y calma la sequía de los bosques.
Es el verano
y no importa dónde estés
que lloro de tu lado
mientras llueves
eternamente recostado sobre mí
dentro te acompaño
te enseño el reflejo en el cristal
que es tu imagen como yo la veo.
No te muevas.
Deja que vaya a buscarte
mientras la lluvia cae sobre el asfalto
en las terrazas
en la fucsia buganvilla de tu patio
en los tejados de tu desesperanza
permíteme que llueva contigo
permítete pedirme que me quede
mientras llueve.   

Pilar de César Gómez
Gracias Pilar.

                    

domingo, 10 de julio de 2016

Cae la lluvia...



Como en el verso 
de Verlaine cae la lluvia 
en mi corazón.



Félix Morales
Colombo

viernes, 8 de julio de 2016

Vocación




“La vocación del poeta es la vocación



del carpintero, de aquel que está

metido en un taller quitando un

pedacito de madera...”


Darío Jaramillo


ooDramillo Agudelo

martes, 5 de julio de 2016

Antes...



Antes de que abandones
el aire
quiero que sepas que fuiste
importante como el pan fresco

el arco iris, las estrellas, el color índigo
y los puentes de París
.
Luisa Futoransky 
Gracias Malena Ezcurra

domingo, 3 de julio de 2016

Sadi



No era por azar que el tiempo
transcurría desde entonces
más despacio: nos daba tanta pena
ver llover cada domingo
y mirábamos pasar la vida
que pasaba.
A menudo era suficiente.
Pero otras tardes la soledad,
aquella perra gris y coja,
mordía nuestros brazos
con ahínco, guardaba la casa
de todo lo perverso.
Y nos hacía llorar.

Luis Miguel Rabanal
Del blog de Javier
Foto: Linda Reynolds

miércoles, 29 de junio de 2016

Se busca...



Se busca
rincón a resguardo
hasta que amaine la tristeza,
necesarias vistas a una arboleda,
libros y buena calefacción.
Se valorará mano amiga
que sostenga la mía
en los días más grises,
de los negros ya ni hablamos.
Indispensables chimenea
y chocolate negro
en el armario de la cocina,
que ha de ser blanco,
como las puertas,
las cortinas
y las macetas.
Firmo contrato a prueba
hasta fin del primer invierno.
Pago en versos.


Elvira Laruelo
Gracias.

lunes, 27 de junio de 2016

El peso de lo intangible



Les juro que antes yo era de roca.
Las turbulencias en los aviones me daban risa.
No les temía a los maleantes
(podía perseguirlos, insultarlos, escupirles).
No pensaba en desgracias, en seguros de vida, en coberturas médicas.
No me asustaban los resultados de laboratorio.

Ahora, en cambio me aterran los estornudos

las toses me dejan pálida.
Tiemblo apenas el cielo se pone un poquito oscuro.
Contrataría a un brujo a tiempo completo
para que me dijera si va a refrescar.

Tener un hijo lo cambió todo.

Carla Pravisani
Steve Hanks
del blog de Emma Gunst. Gracias!

martes, 21 de junio de 2016

Invierno



Ahora que el invierno se acerca
en la soledad de las frías calles
donde antes caminaba la belleza,
la piel tersa objeto de deseo,
y la tiniebla aguarda tras los cristales
dormidos en silencio,
ahora que el invierno se acerca,
pocas cosas pido a la fortuna,
algo de frugal alimento
y un lecho no demasiado viejo
donde pueda descansar mi cuerpo ya cansado,
unas raídas ropas que envuelvan
mi carne débil y salven
del feroz viento y la lluvia moribunda,
unos cuantos libros de poemas
y un antiguo tocadiscos donde poder escuchar
the food that i´m eating is suddenly tasteless,
y si es en extremo generosa
un cuerpo de mujer que poder
abrazar en medio de la madrugada
y mantener así alejados de mi puerta
el dolor y la muerte.

Ismael Cabezas

sábado, 18 de junio de 2016

Y entonces...



"Y entonces se enamoró, 
de la única forma 
en que las mujeres inteligentes 
pueden enamorarse…
 Sí, así como una “idiota”;
 aunque él nunca fue capaz de entender 
todos los poemas que le leía
 para explicar su amor…" 

Ángeles Mastretta

miércoles, 15 de junio de 2016

No vemos...




"No vemos dos veces 
el mismo cerezo ni la misma luna
 sobre la que se recorta un pino. 
Todo momento es el último porque es único.
 Para el viajero, esa percepción se agudiza
 debido a la ausencia de rutinas 
engañosamente tranquilizadoras, 
propias del sedentario,
 que nos hacen creer que la existencia 
va a seguir siendo como es por algún tiempo".

Marguerite Yourcenar

domingo, 12 de junio de 2016

Voy....




Voy a poner a secar mi espíritu
al igual que esos frutos
que uno ve en los tejados
camino a la costa
Es demasiado joven para mí.

Cecilia Casanova
Mary Jane Ansell

miércoles, 8 de junio de 2016

Poco necesita el ser humano


Que poco necesita el ser humano:
buscar
y encontrar.
Que haya para empezar
un amigo
y un enemigo…
Que poco necesita el ser humano:
que el camino le lleve adelante.
Que viva en este mundo
su madre.
Que viva tanto
cuanto le es necesario…

Que poco necesita el ser humano:
después del trueno
silencio.
Un jirón de la niebla celeste.
Una vida
y
una muerte.
Un periódico reciente por la mañana
y con otras personas trato cercano.
Y tan solo un planeta:
¡La Tierra!
Tan solo eso.
Y
un sendero interestelar,
además de soñar con la velocidad del mundo.
Esto, en realidad,
no es mucho.
Esto, en general, no es nada.
No es tan valioso el galardón.
No es muy alto el pedestal.
Un ser humano
necesita
poco.
Que haya en casa alguien
quien le esté esperando.

R. Rozhdestvenskiy
Foto; Sam Caplat 

martes, 7 de junio de 2016

Me gustaría...


Me gustaría
nacer en todos los países,
tener un pasaporte
para todos
que provoque el pánico de las cancillerías;
ser cada pez
en cada océano
y cada perro
en las calles del mundo.
No quiero arrodillarme
ante ídolo alguno
ni hacer el papel
de un ruso ortodoxo hippie,
pero me gustaría
hundirme
en lo más hondo del Lago Baikal
y salir resoplando
en otras aguas,
¿por qué no en las del Mississippi?
En mi maldito universo amado
me gustaría
ser una hierba humilde,
nunca un Narciso delicado
que se besa
en el espejo.
Me gustaría ser
cualquiera de las criaturas de Dios,
incluso la última hiena sarnosa,
pero nunca un tirano,
ni siquiera el gato de un tirano.
Me gustaría
reencarnar como hombre
en cualquier imagen:
víctima de una cárcel de tortura,
un niño vagabundo en los tugurios de Hong Kong ,
un esqueleto viviente en Bangladesh,
un pordiosero sagrado en el Tíbet,
un negro de Ciudad del Cabo,
pero nunca encarnar
la imagen de Rambo.
Sólo odio a los hipócritas,
hienas sazonadas en espesa melaza.
Me gustaría tenderme
bajo el bisturí de todos los cirujanos del mundo,
ser un tullido, un ciego,
sufrir todo mal, toda deformidad y herida,
ser un mutilado de guerra,
o el que recoge las colillas del suelo,
con tal de que no las penetre
el infame microbio de la prepotencia.
No quisiera formar parte de la élite,
ni, por supuesto, del rebaño de cobardes,
ni perro de manada,
ni pastor servil al abrigo de su rebaño.
Y quisiera ser feliz,
pero no a costa de los infelices.
Y quisiera ser libre,
pero no a costa de los que no lo son.
Quisiera amar
a todas las mujeres del mundo,
y ser también una mujer
sólo una vez. ..
La madre naturaleza ha menospreciado al hombre.
¿Por qué no lo hizo capaz de ser madre?
Si se agitara un niño
bajo su corazón,
acaso el hombre
sería menos cruel.
Quisiera ser el pan de cada día,
digamos,
ser la taza de arroz
de la sufriente madre vietnamita,
el vino barato
en las tabernas de los obreros napolitanos,
o el tubito de queso
en la órbita lunar.
Que me coman
que me beban,
dejadme ser útil
en la muerte.
Quisiera pertenecer a todas las edades,
atolondrar la historia
y atontarla con mis travesuras.
Quisiera llevarle a Nefertiti
en una troika á Pushkin.
Quisiera multiplicar
cien veces el espacio de un instante
para que al mismo tiempo
pueda beber vodka con los pescadores siberianos,
y junto a Homero,
Dante,
Shakespeare
y Tolstoi
sentarme a beber cualquier cosa,
salvo, por supuesto,
Coca-Cola.
Y bailar al ritmo de los tam-tam en el Congo,
estar en huelga en Renault,
jugar a la pelota con los muchachos brasileños
en la playa de Copacabana.
Quisiera hablar todas las lenguas,
como las aguas ocultas bajo la tierra,
y hacer todo tipo de trabajo de una vez.
Me aseguraría
de que sólo fue poeta un Yevtushenko,
el otro un clandestino
en alguna parte,
no puedo decir dónde
por razones de seguridad.
El tercero, un estudiante en Berkeley,
y el cuarto un entusiasta huaso chileno.
El quinto sería tal vez
un maestro de niños esquimales en Alaska,
el sexto
un joven presidente
en cualquier parte, modestamente digamos Sierra Leona,
el séptimo
podría entretenerse en la cuna con un sonajero,
y el décimo,
el centésimo,
el millonésimo...
Para mí, ser yo mismo no es bastante,
¡dejadme ser todo el mundo!
Estaré en miles de ejemplares hasta mi último día
para que la tierra vibre conmigo
y las computadoras enloquezcan
procesando mi censo universal.
Quisiera combatir en todas tus barricadas,
humanidad,
y morir cada noche
como una luna exhausta,
y amanecer cada día
como sol recién nacido
con una suave mancha inmortal
en la cabeza.
Y cuando muera,
un Francois Villon siberiano,
que no descanse mi cuerpo
ni en la tierra francesa,
ni italiana,
sino en la tierra rusa, amarga,
en una colina verde,
donde por vez primera
me sentí todo el mundo.

Yevgueni Yevtushenko
Related Posts with Thumbnails