viernes, 29 de mayo de 2009

Bordado


Silencio de cal y mirto.
Malvas en las hierbas finas.
La monja borda alhelíes
sobre una tela pajiza.

Vuelan en la araña gris
siete pájaros del prisma.
La iglesia gruñe a lo lejos
como un oso panza arriba.

¡Qué bien borda! ¡Con qué gracia!
Sobre la tela pajiza
ella quisiera bordar
flores de su fantasía.

¡Qué girasol! ¡Qué magnolia
de lentejuelas y cintas!
¡Qué azafranes y qué lunas
en el mantel de la misa!

Cinco toronjas se endulzan
en la cercana cocina...

Lorca
Pintura: Light candle. Zhang Yibo

5 comentarios:

Adrianina dijo...

Hola Beatríz.
Del Romancero gitano, entre otros, este poema está dentro de mis favoritos. Como así también Es verdad, me parecen delicados y suaves.

" ¿Quién me compraría a mí
este cintillo que tengo
y esta tristeza de hilo
blanco, para hacer pañuelos?..."

La pintura es hermosa.

Besos.:-)

elena clásica dijo...

Lorca va más allá de lo soñado, de los alhelíes bordados, de la belleza... Inconmensurable, inefable cómo dispara el espíritu. La pintura no le anda a la zaga, una maravilla absoluta.

MNB dijo...

Hola:

Pasa por mi blog. Dejé un regalito para ti.

Besos.

auroraines dijo...

Muy delicado y dedicado trabajo, la luz de las velas y el ambiente recreado en el poema, hermoso.
Un beso

Mari Carmen dijo...

Único, incomparable, Lorca. Una preciosidad de palabras y de pintura.

Abrazos

Related Posts with Thumbnails