lunes, 10 de mayo de 2010

Arte poética

Mirar el río hecho de tiempo y agua
Y recordar que el tiempo es otro río,
Saber que nos perdemos como el río
Y que los rostros pasan como el agua.

Sentir que la vigilia es otro sueño
Que sueña no soñar y que la muerte
Que teme nuestra carne es esa muerte
De cada noche, que se llama sueño.

Ver en el día o en el año un símbolo
De los días del hombre y de sus años,
Convertir el ultraje de los años
En una música, un rumor y un símbolo,

Ver en la muerte el sueño, en el ocaso
Un triste oro, tal es la poesía
Que es inmortal y pobre. La poesía
Vuelve como la aurora y el ocaso.

A veces en las tardes una cara
Nos mira desde el fondo de un espejo;
El arte debe ser como ese espejo
Que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
Lloró de amor al divisar su Itaca
Verde y humilde. El arte es esa Itaca
De verde eternidad, no de prodigios.

También es como el río interminable
Que pasa y queda y es cristal de un mismo
Heráclito inconstante, que es el mismo
Y es otro, como el río interminable.

Borges
Pintura: Ton Dubbelman

7 comentarios:

auroraines dijo...

Bellísima imagen de la poesía, como lo fundamental, como la vida en continuo movimiento e inalterable en su esencia.
Un abrazo

Tengo un premio para vos en mi blog
como señal de afecto, sin comprometerte a nada.

carmensabes dijo...

Qué pintura tan tremenda, exquisita amiga. Y qué decir de Borges... grande, grande.

Pescadora de Perlas dijo...

Precioso literato que nos transporta, la pintura exquisita.

Beso Beatriz.
Buen martes.;-)

Pilar dijo...

una imagen preciosa y unas letras muy ciertas...y cómo pasa el tiempo...
besos

Ulysses dijo...

excelente poema y la imagen también, el río es como nuestras vidas y nunca es el mismo.
Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
Lloró de amor al divisar su Itaca
Verde y humilde. El arte es esa Itaca
De verde eternidad, no de prodigios.

Saludos querida amiga

ana maria parente dijo...

Los que hemos mirado un río tenemos alma de paso ,
sedimentos de recuerdos
y arena de sueños vanos.

Quienes vivimos los ríos
presurosos nos lanzamos
a trocar nuestra dulzura ,
eternos desesperados ,
en aguas del mar salobre
impotable y enervado.

Unas estrofas para la amiga.

ana maria parente dijo...

Que será la muerte para Borges?
El en un tiempo hacía gala de su ateísmo ,que más bien era una certeza de la nada.
En una oportunidad ,porque había que escucharlo a Borges en charlas literarias era increíblemente modesto,hizo una especie de conversación coloquial de la nada.
Es realmente una pena que no usaba grabador en sus charlas ,ya que eso me parecía una afrenta al maestro.
Era un concepto de la nada TAN BIEN EXPLICADO que hasta en mi caso que tengo una esperanza casi racional en la existencia de la eternidad ,en algo llegó a cuestionarme.
El tenía un amor sincero por la permanencia de las cosas ,criticaba a Buenos Aires por la manìa de los argentinos de mover todo de su lugar.
El sostenía que esa idea suya era por la razón de considerar a la vida como la única permanencia y el deseo de huir de esa extinción inexorable .

Related Posts with Thumbnails