miércoles, 25 de agosto de 2010

Ciruelo


Ciruelo de mi puerta
si no volviese yo,
la primavera
siempre volverá...
Tú... florece.

Poema tradicional japonés
Pintura:
Camille Pissarro. Flowering plum tree

6 comentarios:

Ana dijo...

Admitir que ni somos, ni significamos nada.
Realmente es así. Somos, porque algunos tienen conciencia de recordarnos, porque vivimos en ellos, de lo contrario...
¡Pero que no falten primaveras en la vida de quienes amamos!

Elvira dijo...

¡Qué preciosidad de poema! Y Pissarro también me encanta.

Un beso, Beatriz

ana maría parente dijo...

Todas las primaveras renacerán con nosotros o sin nosotros.
Pero dentro de nosotros siempre puede renacer una primavera solo nuestra.

SUREANDO dijo...

Estoy esperando esa primavera mía, amigas.

ana maria parente dijo...

Mira a tu alrededor BEATRIZ y haz un esfuerzo de mirar solo lo bueno .

Irene Sotos Erce dijo...

Puse ese poema en la tumba de mi esposo. Introduce el relato de Haroldo Conti, La balada del álamo carolina.

Related Posts with Thumbnails