lunes, 18 de octubre de 2010

El huevo nostálgico


En los árboles de las afueras de la ciudad
anida mi corazón.
Ahí lo vi hace un momento.
Estaba mi corazón
Empollando su huevo nostálgico.

Omar Lara
Pintura: Olbinski

6 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué cuadro tan alucinante!

Bueno, has adivinado el autor del cuadro, Beatriz. ¡Enhorabuena! Besos

Ana dijo...

Tan surrealista la pintura como los propios versos.
¿Y si interpretamos? Sólo lo que miramos, sin intenciones de ningún tipo...
¿La mujer dejó la manzana y ahora "esgrime" una blanca paloma?
A pesar de tan vertiginosa acción masculina, como horizonte, la luz nos lleva a la señora, vemos a ambos por igual, ambos protagonistas, sin embargo son como el positivo y el negativo -"negro-blanco"- Él vestido, ella siempre tentación...
La acción del hombre no llama la atención de la mujer, que parece preferir la ternura de una BLANCA paloma entre sus manos; mientras, el enorme corazón se mantiene verde, aún vivo, entre árboles muertos o dormidos ¿Nace y seguirá floreciéndolo todo?
Parece ser él quien se la juega, sin red. A mi me extremece esto y, también, la enajenación de la mujer.
Si dos personas soñáramos exactamente el mismo sueño tendríamos dos interpretaciones subjetivas.
No he dicho qué veo en el cuadro de modo subjetivo, es que ni me atrevo jajaja

Un abrazo, Beatriz.

Mari Carmen dijo...

Qué curioso... nunca había visto este cuadro. Es fascinante. También lo son los versos. Me gusta, el cuadro y las palabras.

Un abrazo, Beatriz

SUREANDO dijo...

Alucinante como dice Elvira.

Tanto tiempo MariCarmen, me gusta que te guste el cuadro y el poema es de un poeta de estas tierras.

Ana: sólo tú puedes analizar el cuadro así. El hombre vestido camina por la cuerda floja sobre un precipicio en busca de Eva que tiene en sus manos la paloma.
En el lado del hombre se ha quedado una pelota roja y los árboles desnudos han formado un corazón entre sus ramas ¿nostálgico tal vez?
Leí después que es un afiche para la ópera Pelleas et Melisende.

Me gusta Olbinski, pólaco que vive ahora en USA.

ana maría parente dijo...

Pero lo que no entiendo es que la fruta del edèn está del otro lado del abismo .
Los árboles estàn secos o sea que del edén ya los han expulsado y su recuerdo ha quedado en la forma del amor.
Parece que el hombre hace equilibrios por llegar a concretar un amor sexual y puro al mismo tiempo .La fèmina no tiene una sierpe al lado sino una mansa paloma en sus manos.

SUREANDO dijo...

Ummm extraño este Olbinski, da para varias interpretaciones.
Ana y Elvira son las expertas.

Related Posts with Thumbnails