martes, 28 de junio de 2011

Es muy temprano


Grave, inmovilidad del silencio,

la raya el cacareo del gallo,

también la pisada de un hombre de labor,

pero continúa el silencio.

Luego, una mano distraída sobre mi pecho

ha sentido el latido de mi corazón.

No deja de ser sorprendente.

Y de nuevo –oh los antiguos días!-

mis recuerdos, mis dolores,

mis propósitos caminan agachados

a crucificarse en los senderos

del espacio y del tiempo.

Neruda

Pintura: Levin Dmitri

6 comentarios:

Ana dijo...

Qué apacible!!!
Una belleza la imagen, adoro los verdes -en realidad los odio, pero me encantan- casi nadie los usa tan bien como aquí...

agnicy dijo...

Great !!!

Clarissa Rodriguez dijo...

Continua Neruda: "Así se puede transitar con facilidad"

Si, la luminosidad de las imágenes nos facilitarán, sin duda, transitar esta breve semana laboral.

Un abrazo, prima!

SUREANDO dijo...

Ay Ana, no te entiendo ¿los amas o los odias? a ya sé...te encantan.
Tu color es el rojo si no me equivoco.

Gracias Agnicy.

Gracias por el aporte Clarissa.
Amanece y llueve por acá.

ana maría parente dijo...

En el silencio de la mañana campestre y sobre todo entre el verde profuso y de distintos tonos generalmente oímos demaciado...para nuestra humana resistencia.

ana maría parente dijo...

En el silencio de la mañana campestre y sobre todo entre el verde profuso y de distintos tonos generalmente oímos demaciado...para nuestra humana resistencia.

Related Posts with Thumbnails