viernes, 16 de diciembre de 2011

Esos seres distintos



Una mujer y un hombre
que se miran
a fines de 1957,
y en el umbral de una casa con luna

preguntan cómo será mi cara.

Alguien que sorprende
en la flor helada del naranjo
su destino.
Quien no ha nacido.

Quien ignora todas las cosas.

El que cruza la plaza de noche
y entre la lluvia encuentra
el rostro de sus padres.

Quien conoció una parra,
un patio, un aljibe

que son aún su entraña.
Quien amó una calle.

Quien amó a una mujer
como a sí mismo.

El que está solo.
El que escribe estos versos.
Soy esos seres distintos
y se han ido.


Rafael A. Téllez

7 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué foto tan tierna! Besos

Pilar Vidal Clavería dijo...

Bello poema de agradecimiento y reconocimiento

Besos Beatriz

Ana dijo...

Leer este poema me ha remecido completa y físicamente. Con la poesía no sólo se perciben sensaciones, en ocasiones, incluso empuja.
Un abrazo, amiga ¿Darías una vueltecita a las cinco, por este invierno, de café y tiendas, de sábado, soleado y siempre vendaval? ¡Es mi panorama, pero encantada me doy la vueltecita por tu casi verano y el café que nos lo pongan helado!
Besos.

Mariluz Arregui dijo...

Bellísimo.

Un abrazo, Beatriz

SUREANDO dijo...

Gracias Elvira, Pilar, Mariluz.

Encantada Ana, el café está servido.

ana maría parente dijo...

Somos todos esos seres distintos que soñaron imaginando el rostro de nuestros antepasados y el nuestro al final del camino.
Supervivientes de multitudes que otrora poblaron el mundo.

SUREANDO dijo...

Somos todos ellos.

Related Posts with Thumbnails