sábado, 5 de mayo de 2012

Tus maneras de Greta Garbo



Estabas perfecta en tu papel de Greta Garbo.
Fumabas un Marlboro,
el humo
dejaba adivinanzas en tu pecho
y un ambiente de bar de los sesenta.

Surtes efecto cuando me traicionas.
Cuando ríes y mueres un segundo
y cierras la ventana y te vendes
y desbocas perfiles
que no saben guardar las apariencias.

Y yo te miro,
como si nada
fuese más importante que tu vientre
apretado de olores
o el color de tu boca haciéndose la dormida.
Te miro sin palabras
ni conciencia,
sin valor ni memoria que me puedan culpar
si la noche ejecuta
la expropiación forzosa que es tu cuerpo.

Antolín Amador

8 comentarios:

cecibustos dijo...

Beatriz:
Hay días en los que suceden cosas sucias y oscuras. Casi siempre muere alguien: un niño, una mujer joven, una madre que deja sin su mirada a los hijos, un hombre que meditaba bajo un árbol. Y muchos de esos muertos lo fueron asesinados: por guerras, por envidias por celos. Sí, amiga mía, hay días muy tristes si no hay pan y hace frío.
Pero hoy, Beatriz, me he parado en tu blog, he visto a Greta Garbo que solo fue, pero alumbró y vivió, y al entrar en el jardín nos dejó para siempre su belleza. Y ahí está, en esa fotografía que nos brindas. “Y yo la miro, / como si nada / fuese más importante que su vientre / apretado en nostalgias / o el color de su boca haciéndose la dormida. “ Pido perdón a Antolín Amador por hurgar en tan hermosos poema.
Y a ti, Beatriz, la que ‘sureas’, muchas felicidades por esta entrada.
Saludos,
Cecilio

Pamela dijo...

Querida Beatriz, qué poema tan bello.
Gracias por tu comentario, y sí, tienes mucha razón, mi hija mayor es muy parecida a su abuela. Besitos

SUREANDO dijo...

Gracias Cecilio, he ido a tu blog varias veces hoy y no sé que decir ante ese poema a la madre que has escrito "La voz en casa", me he quedado sin palabras. Es tan bello, tan profundo, tan sutil.
Y ese verso de Brines que lo acompaña...
Se acerca el tercer aniversario de la partida de mi madre, de "su voz antigua" me ha llegado al alma.
Muchas gracias.

eva dijo...

Otro canto a la pasión, porque la pasión es eso...."te miro sin palabras ni conciencia, sin valor ni memoria que me puedan culpar...."

Gran poema, Beatriz.

eva

cecibustos dijo...

Beatriz:
Muchas gracias por un comentario tan emotivo y hermoso. Yo, ya no soy un niño, perdí a mi madre hace 18 años. Ya pasó, pero sigue existiendo en mi memoria. Mantengo que la muerte definitiva es la del olvido y es probable que así lo entendiera Vicente Aleixandre: “Morir es olvidar unas palabras dichas”
Me gustaría, si no tienes inconveniente, poner tu comentario en mi blog, debajo del poema que te ha emocionado.
Un beso,
Cecilio

SUREANDO dijo...

Me gustaría verlo allí. Gracias Cecilio.

ana maría parente dijo...

Greta Garbo ,es cierto ,en los sesenta habìa que ser misteriosa y hablar poco.
Además fumar un cigarrillo con aire de mujer de mundo.
Por eso tuve que esperar a los setenta para que mirasen mis cualidades.
No soy muy afecta a las poses.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por traerme con tanto cariño.
Saludos.

Antolín Amador Corona

Related Posts with Thumbnails