sábado, 15 de septiembre de 2012

Souvenirs


Pequeños elefantes de ébano
estilográficas, donquijotes,
estuches, pitilleras...;
ahí,
desperdigados
por los anaqueles.
Pueden pasar
incluso años
sin que repares en su presencia;
no importa,
una simple mirada,
y algo de entonces
vuelve.

Karmelo Iribarren
Mi cajita de música de Avignon

3 comentarios:

Ana dijo...

Anaqueles(Hay palabras que son poemas, sin ser frases completas, sin autorización, a hurtadillas del verbo) Me gusta anaquel.

Y vuelven seguro, vaya si vuelven, imperativas -¡Limpia el polvo, Ana!
Y ese "entonces" de Iribarren llega, de repente, al son casi seguro, de otra cajita de música.
http://www.youtube.com/watch?v=1AzBTrqOTYs
Pues Karmelo está en Facebook, algunas veces lo miro.
Un abrazo, amiga.

SUREANDO dijo...

Está, está, pero no se quiere integrar a nuestros comentarios de fans.
¡No te enojes Karmelo!

Esta cajita de música me la trajo Félix de Paris..."sur le pont d' Avignon..."

Un abrazo amiga.

ana maría parente dijo...

Y ,si de alguna manera eso deja de estar seguro que vemos esas pequeñas piezas evocativas en los sueños.

Related Posts with Thumbnails