viernes, 15 de febrero de 2013

El alma


Sabemos que no se nos permite usar tu nombre.
Sabemos que eres inefable
y débil, quebradiza, sospechosa
de pecados ocultos, como un niño.
Sabemos que no se te permite vivir ya
en la música, en un árbol al atardecer.
Sabemos, o por lo menos eso nos han dicho,
que no existes, de ningún modo, en ningún sitio.
Y sin embargo oímos aún tu voz
insistir, en un eco, una queja, en las cartas
que Antígona nos manda
desde el desierto griego.
Zagajewski
Zen

2 comentarios:

ana maría parente dijo...

Alma tú existes?
Donde estás que no te veo?
Por donde caminas que no te oigo?
Dame una señal a tu misterio?
Desde muy dentro mío me contesto?
No me puedes ver porque soy tù misma:
soy tu lucha y tu desánimo,
soy tu dicha y tu tristeza,
soy tu llanto y tu risa.
Soy motor de tus acciones y obstáculo para tu inacción.
Tus miedos ,tus angustias ,tus entuciasmo ,tus alegrías todo eso y mucho más yo soy .
Y cuando muera como te veré?
Allí me conocerás realmente pués seré el espejo vivo de tì misma.
TITULO:
Siempre te conoces en el espejo ,no?

SUREANDO dijo...

"¿Soy yo misma?
¿Cuándo muera te veré?"

Hermoso Ana María, hermosísimo.

Mi alma sale de viaje, va donde están lo hijos, a veces tan lejos...

Related Posts with Thumbnails