lunes, 8 de septiembre de 2014

Caigo sobre unas manos




Cuando no sabía
aún que yo vivía en unas manos,
ellas pasaban sobre mi rostro y mi corazón.

Yo sentía que la noche era dulce
como una leche silenciosa. Y grande.
Mucho más grande que mi vida.
                                                         Madre:
era tus manos y la noche juntas.
Por eso aquella oscuridad me amaba.

No lo recuerdo pero está conmigo.
Donde yo existo más, en lo olvidado,
están las manos y la noche.
                                                 A veces,
cuando mi cabeza cuelga sobre la tierra
y ya no puedo más y está vacío
el mundo, alguna vez, sube el olvido
aún al corazón.
                           Y me arrodillo
a respirar sobre tus manos.
                                                  Bajo
y tú escondes mi rostro; y soy pequeño;
y tus manos son grandes; y la noche
viene otra vez, viene otra vez.
                                                      Descanso
de ser hombre, descanso de ser hombre.



Antonio Gamonal
Julia Ester 8 septiembre 1935
Hoy cumples 97

4 comentarios:

eva dijo...

Bufffffffffffffff!!! Los "pelos de punta", Beatriz.(Permitirme este lenguaje "nada poético")

eva

Rosa dijo...

Qué maravilla.

Gracias. Un beso.

Ana dijo...

Preciosa Julia ¡Feliz cumpleaños!

SUREANDO dijo...

"A veces,
cuando mi cabeza cuelga sobre la tierra
y ya no puedo más y está vacío
el mundo, alguna vez, sube el olvido
aún al corazón.
Y me arrodillo
a respirar sobre tus manos."

Gracias amigas.

Related Posts with Thumbnails