lunes, 1 de septiembre de 2014

Daría cuanto tengo...



Daría cuanto tengo, cuanto soy, 

cuanto seré y cuanto tuve, 

por abrirte de nuevo el corazón 

y dejarte entrar a saco en él. 


Sólo quiero saber que habrá más noches, 

que volverán tus manos a las mías, 

que desnudarás la ternura con ternura 

y que tu boca se abrirá camino de nuevo 

a los angostos rincones 

donde silenciamos el miedo a los silencios. 

II 
Tendría que escribirte un poema. 

Un poema blando como el pan de cada día 

y azul como el mechón de mi pelo. 

Uno que te atara a mi piel 

y que dejara en la tuya 

palabras de porcelana. 

Tendría que usar las letras 

de un alfabeto sin inventar, 

las notas de un pentagrama, 

las sílabas de los silencios, 

los acordes de un corazón latiendo. 

Tendría que escribirte un poema 

que no olvidaras nunca, 

un brevísimo poema de arena 

derramándose por los espacios 

que dejamos al besarnos 

sin apenas rozarnos los labios, 

un minúsculo poema 

que durmiera siempre en tu pupila 

mientras yo no estuviera en ella. 

Pero no sé escribir poemas de amor.



Begoña Abad
German Aracil

4 comentarios:

Ana dijo...

Que no sabe, dice Begoña...

SUREANDO dijo...

Sabe, decimos nosotras y sabe muy bien.
¡Maravilloso poema!

Marcelo dijo...

Ella sabe escribir, vos sabés leer y yo lo daría todo porque me abrieran el corazón.
Un beso!

SUREANDO dijo...

Te lo abrirán, Marcelo. Seguro que sí. Regálale este poema.

Related Posts with Thumbnails