miércoles, 15 de octubre de 2014

Riqueza



A partir de los 50
la posesión de la nada:
tener nada.
Y las manos desnudas
como una luna ebria
o una manzana
de luz.

Antonio Rigo
Mort Greg

2 comentarios:

vicente dijo...

Qué maravilla debe ser no poseer lo innecesario, pero antes cada uno debe definir lo indispensable en este viaje de la vida.
Abrazos.

Ana dijo...

Amiga nunca tuve nada. Nada. Un día lo vi.
Hay cosas dentro de mi nada. Y yo. En unos metros de no espacio.

Related Posts with Thumbnails