jueves, 26 de abril de 2007

El niño y el fusil

El niño mayor es mi padre, junto a él sobre la silla, está su primo Cristóbal. Es una foto tomada en Vigo en 1919.
Parece una premonición de lo que vendría después en su vida....
Aquí está el niño del fusil en Orduña, entrando a Bilbao el 4 de agosto de 1937.
Fue llamado como muchos mozos del pueblo, obligado a hacer la "mili" y la guerra fraticida lo pilló en el bando equivocado, lejos de su tierra.
No se sabe donde quedó.
De él sólo está su nombre junto a otros, escrito en la pared de su parroquia. Tenía sólo 20 años.

6 comentarios:

Pamela dijo...

Cuando es la guerra, siempre se está en el bando equivocado.

Tu relato me ha llenado de tristeza.

solo sur dijo...

tienes razón Pamela, la guerra es absurda por donde se la mire y más aún si es entre hermanos como fue ésta.

María Inés dijo...

Historias tristes nos traer estas disputas políticas entre los poderosos donde se pierden vidas tan jóvenes...
Un pecado...

Anónimo dijo...

Al menos él sí tiene un nombre y un enterramiento y sus familiares saben donde está enterrado
¿Y los demás, lo que lucharon por la libertad, dónde están?
Esa sí que es una triste historia
Ambos lucharon, obligados o no , lucharon y unos están enterrados con nombres y apellidos en lugares conocidos y en camposantos reconocidos donde rendirles homenaje familiar, como decía Hume.
Pero...y los de más, lo de las cunetas y el tiro de gracia?
Dónde están sus nombres y en que pared?

En cierta manera me alegro por los tuyos... pero apenado por los otros, los anónimos...luchadores por un estado libre y elegido. No impuesto
Y de hermanos nada, si acaso vecinos y eso ...ya se sabe. El enemigo a las puertas es el cercano...

...
Eso sí qué jode...

SUREANDO dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, él tuvo un nombre, pero no sabemos donde quedó su cuerpo.
Era joven como muchos y es muy triste lo sucedido. Yo no me alegro por él ni por los de tumbas conocidas, ni por los héroes, ni por los inscritos en las paredes de las iglesias.
Siento pena por todos, más aún por los de la cuneta, por los del tiro de gracia, por los que lucharon por la libertad.
Soy argentina, mi padre emigró el año 30. Sus primos quedaron en Galicia y en la guerra.
Aún duele y es mejor que sea así para que nunca se olvide ni se repita.

Anónimo dijo...

De acuerdo contigo.
En cualquier caso, gracias por tu respuesta.
Fue toda una desgracia para todos y para aquellos que se vieron obligados a seguir una idea que no la querían y que estaba en la mente de mesiánicos que tenían el poder de las armas en sus manos. Los cuales de forma impune podían matar y luego autoperdonarse.
Algunos aun siguen, seguimos, buscando a nuestros familiares en las cunetas por las fronteras de Lusitania con Galiza; desde la Canda hasta Ourense.
Salud y libertad
Breves saludos.
Deica.
BD

Related Posts with Thumbnails