martes, 10 de abril de 2007

La cocina magallánica

alrededor de ella se reunía toda la familia.
La tetera en su superficie, siempre dispuesta para tomar el café en grano que el molinillo de la pared molía generosamente y que mezclado con un poco de café de higos aromatizaba toda la casa.
Evocarla, es volver a sentir el calor del hogar, los seres queridos que ya no están, aquellos años, la seguridad, la alegría.....

5 comentarios:

dianaustral dijo...

Hola!!! que increíble relato. No imaginas los preciosos recuerdos que tus palabras me traen. Yo también tuve una cocina de esas.. siempre prendida, siempre puesta la tetera, siempre lista para recibir a las visitas.
Creo que todavía no hay sabores que superen cuando es preparado en la cocina magallánica...

saludos

Diana

Pao dijo...

Siii
en mis añoranzas de familia y de infancia , la cocina siempre surge como el espacio de encuentro, calido especialemnet diseñado para compartir muchas horas en el.
Simplemente Mágico.

saludos

Paola

Común dijo...

Hola!!!!!!!!!!!

Cuantos recuerdos, se me pone “la piel de gallina”, gracias, G.R.A.C.I.A.S.

Si me lo permites, te voy a contar, cuando fui pequeñita vivía en el campo con mis padres y mis dos hermanas y teniamos una cocina muy parecida a esta, le llamábamos “la económica” era de hierro y a leña. No teniamos TV, y mis hijos cuando eran chicos no lo podían entender............

Un besote lleno de recuerdo.

Pamela dijo...

Qué de recuerdos! gracias por el calorcito que se siente salir de esa maravillosa cocina.

María Inés dijo...

Y es una evoccación de aquellos tiempos, tan cerca y tan lejos...

Related Posts with Thumbnails