viernes, 21 de septiembre de 2007

Tanta infancia de ayer en la ternura



de contemplar la nieve deshacerse,
tanto mirar sin ojos el perderse
en fría pluma exangüe mi ventura.

Tanta dócil escarcha que aún fulgura
en el cristal del alba al recogerse,
tanto cándido viento estremecerse
siento en los grumos de la noche impura.


Tanta desnuda luz en la vertiente
de proféticos sueños de la aurora,
tanto algodón de anémona en mi frente,
tanta inocencia en esta turbia hora
en que el corazón gime adolescente
de pronto en una nieve que aún me llora.

R. Scarpa
Foto: J. Benavente

3 comentarios:

Matvi. dijo...

Bien por Benavente, don Roque, y bien por ti, Beatriz.

Pamela dijo...

QUerida Beatriz: Cada día nos haces un regalo para el alma. Gracias!

Tanino dijo...

qué gracioso, el viernes 21 de septiembre, cuando publicaste esto yo estuve en el mismo mirador. Es el cerro la Cruz, cierto?
en todo caso había sol, se estaba nublando
un beso
Giuseppe Tanino

Related Posts with Thumbnails