jueves, 22 de mayo de 2008

A la sombra de los serbales

Año 1941, Carmencita, recién casada cruza el estrecho de Magallanes en un pequeño vapor de cabotaje. Lleva con ella la ilusión de una nueva vida junto al amor que la ha esperado durante dos años.

Se dirige a una isla, que no es cualquier isla, su enigmático nombre ha atrapado en todo el mundo, al viajero por excelencia: La isla Tierra del Fuego.

Para Carmen, el lugar de su destino, es una circunstancia más de la vida, ella sigue la huella de sus sueños.


La espera una casa hecha de luz, con el olor y el color de la madera.

Su compañero la ha levantado poco a poco con el trabajo laborioso de sus manos.

Aquí, la sal y el óleo de mi casa
a la que siempre veo
hundida enteramente en la botánica
mi casa estremecida,
de pasto y de madera,
fibra olorosa, elástica viruta,
mimbre de las orillas,
enredadera,
copia del paraíso
.
Juvencio Valle


Pero la casa está triste, a pesar de los bosques de ñirres y lengas que la rodean y el pequeño río que la acompaña, le falta la alegría del jardín, de las flores y de los árboles.

Por eso Carmencita, no viaja sola, lleva consigo 50 serbales que plantará alrededor de su casa envolviéndola con su sombra, con la alegría roja de sus frutos y la frescura de sus ramas.
Luego vendrán las flores, las margaritas, los chochos....

Los serbales, no sólo dieron sombra, vieron nacer a sus hijos, los vieron jugar trepados a sus ramas, los cobijaron en sus sueños y fueron generosos al verlos partir.

La sombra de los serbales se ha alzado majestuosa por casi 70 años y hoy cobija a otras gentes y a otros niños.

La estancia recibe a turistas que descienden de los cruceros en Ushuaia y recorren kilómetros para visitarla, pero he sabido que lo que más admiran y se preguntan es como habrán llegado allí esos serbales.
Me gustaría estar siempre en el lugar para responderles:
fué mi madre, los trajo por barco en 1941, los plantó junto con mi padre, para dar belleza y alegría a su casa, para poder sentarse a su sombra.... a la sombra de los serbales.

Nota: después de 50 años de haber nacido en ese lugar, he regresado... y allí estaban ellos, majestuosos, erguidos... saludándome.


(este relato ha sido motivado por MariCarmen como un ejercicio de escritura)
fotos: mi casa natal en una estancia de Tierra del Fuego, 2006

11 comentarios:

MNB dijo...

Hola:
Te dejé una invitación en mi blog.

Más tarde vengo a ver tus maravillas.

Besos.

Mari Carmen dijo...

Realmente hermoso, Beatriz. Te agradezco mucho que nos hayas mostrado a Carmencita y esos servales. Una preciosidad de relato que, estoy segura, encantará a todos.

Muchas gracias, princesa :)

Un abrazo,

Mari Carmen dijo...

Perdón, perdón, es serbales, lo siento :)

Un beso

Josefa dijo...

Vengo del blog de Maricarmen, he quedado admirada al leer este escrito tan hermoso.
Un saludo afectuoso.
Con tu permiso volveré a visitarte.

María del Carmen dijo...

Su pluma tiene alas de sentimientos y guarda cuál relicario la nobleza de sus raíces.Hago votos para que continé regalando tanta poesía y espacios de letras como hasta ahora, su casa, blog, es un éden.La saludo e invito a visitar mi blog.
María del Carmen

only dijo...

Preciosa entrada. Tanto tus palabras como las fotografías son preciosas.
Podría ser perfectamente el comienzo de una larga historia...Muchos la leeríamos con placer.

Un abrazo

Sureando dijo...

En primer lugar mi agradecimiento para MariCarmen, sin cuyo incentivo, este relato no se hubiera creado. Sus blogs son inspiradores.

Para MNB mi fiel visitante, nunca dejes de pasar.

Bienvenidas Josefa y María del Carmen, las seguiré visitando y gracias, sus blogs son muy bonitos.
Sus palabras me alientan.

Y OnlyMary, tu blog es pura belleza y tus palabras son muy elogiosas.
Abrazos para todas.

María del Carmen dijo...

VISITE MI BLOG DÓNDE TIENE IUN OBSEQUUIO.. HA SIDO PREMIADA CON EL PREMIO WEB BRILLANTE, . AL VISITAR MI BLOG EN LA NOTA PREMIO ESTA EL SUYO, SIGA LOS PASOS Y COLOQUE EL PREMIO EN SU BLOG SI DESA HACERLO.
FELICITO POR SU HERMOSO BLOG,CUÁNTA RIQUEZA Y AMOR ! ES UNA DELICIA.

Pamela dijo...

Emocionante relato querida Beatriz. Me voy con el alma llena de serbales. Mis respetos a esa mujer extraordinaria que es tu madre.

El Guanaco Volador dijo...

¡¡¡Qué hermoso lugar!!!

only dijo...

Precioso.
Siento repetirme, pero es que no dejas otra opción.

Mil gracias por compartirlo.

Related Posts with Thumbnails