jueves, 5 de marzo de 2009

El terror de la muerte


Yo he sentido a la muerte que
ha entrado a mi cuarto...

Desde ahí me está espiando callada
y me tiene los ojos clavados
que relumbran como ojos de gata,
llenos de codicia, de futuros espasmos.
Me mira, me analiza, me observa,
y se recoge en la actitud de un felino

que va a saltar sobre su presa
y que siente el estertor del herido...
Y sé bien que la muerte ha de besarme
y que su beso será inevitable...
Acaso yo algún día mendigaré su beso.


Vicente Huidobro
Pintura: Zhu Yi Yong

9 comentarios:

Ulysses dijo...

Que buen poeta Vicente Huidobro, injustamente olvidado, quizás merecedor del Nobel.
Ese terror de la muerte, que será inevitable,pero Acaso yo algún día mendigaré su beso..
Pintura de Zhu Yi Yong magnifica me gusta mucho su hiperealismo.

Saludos amiga

Ana dijo...

Curiosamente Marcelo nos ha alertado hoy sobre los últimos cinco minutos, sobre que vivimos como si fuéramos a ser eternos.
Él lo cuenta de un modo excelente y me ha hecho reflexionar, como a todos.

En tu casa nos encontramos a Huidobro en la tertulia y recuerdo las palabras de Marcelo.

De las de don Vicente señalo las siguientes:
"Y sé bien que la muerte ha de besarme
y que su beso será inevitable...
Acaso yo algún día mendigaré su beso."

Y por mucho que hablemos sobre la muerte se me olvida que pueden ser los últimos "cinco minutos" de vida.
Sé que es nuestro destino final e ineludible. Ojalá podamos vivir sin "mendigar su beso" y morir, por fortuna, en el momento preciso. Que hasta morir bien es una cuestión suerte...

Común dijo...

Hola!!!!

Quien no ha fantaseado con la muerte, pero mi papa me contó una experiencia que él tuvo cuando estuvo muy enfermo del corazón, y la “muerte”, es algo tranquilizador, es liviandes……

Un besote y abrazo de oso.

Ulysses dijo...

Desde que nacemos estamos listos para morir, no sabemos cuanto queda pero vivimos como si fuéramos inmortales. Si pensáramos en la muerte constantemente no podríamos vivir.

Saludos

quede pensando en el tema, y vuelvo a comentar

Borboleta dijo...

Que prazer é este estacionado em tua mente,
Que lhe deixa fincada nessa gazua,
gelada e geniosa.

Marcelo dijo...

Agradeciendo la blasfemia de nuestra querida Ana que al leer en tu casa las palabras de Huidobro recordó las mías, quiero decir que me ha gustado muchísimo la coincidencia temática, y la poesía de Don Vicente, claro.
Un abrazo

Ulysses dijo...

Por que a veces, creo en el efecto mariposa.

Leo el comentario de Ana sobre el blog de Marcelo,voy al blog de Marcelo, y dejo un comentario , vuevo a tu blog y dejo casi el mismo comentario en tu blog. Al rato viene Marcelo y deja un comentario en mi blog. Un solo post desencadeno una serie de post, como el aleteo de una mariposa,puede causar una tormenta en otro lado del mundo. Y una última reflexión sobre la muerte:

El hombre construye casas porque está vivo, pero escribe libros porque se sabe mortal. Vive en grupos porque es gregario, pero lee porque se sabe solo. La lectura es una compañía que no ocupa el lugar de ninguna otra y a la que ninguna compañía distinta podría reemplazar. No le ofrece ninguna explicación definitiva sobre su destino, pero teje una retícula apretada entre de complicidades entre la vida y él.

Que complicado es todo

Saludos amiga

SUREANDO dijo...

Gracias Ulysses por pasar y comentar dos veces y por hablarnos de ese sorprendente efecto mariposa.

Ana: mi fiel amiga, siempre tan acertada en lo que dices, buscando la reflexión última para compartir con todos.

Común: yo he oído ese mismo comentario de quienes han regresado, ojalá sea así.

Bienvenida Borboleta.

Marcelo: la diferencia es que tú eres un creador como don Vicente, yo sólo admiro, recopilo y comparto.

difusa dijo...

La muerte ... un día estas y al otro ya no. Es realmente un beso que transforma la materia en polvo? Dónde estaran los muertos? Mero abono para la tierra? No le temo al beso de la muerte, pero si detesto el desaliento que produce la ausencia.

Related Posts with Thumbnails