jueves, 17 de julio de 2008

Señores


yo sé bien de los venenos
de la literatura:
la tiranía impúdica y terrible
de una belleza impura
que nos mancha los labios de palabra,
los ojos de figura
y el cerebro de sueños o pecados,
en flagrante, diabólica impostura.
No la deseo a nadie,
y nadie debe desearla nunca,
pero benditos los que se someten
a su mirada oscura.
Carmen Jodra
Pintura: Enigma, George Apperley

1 comentario:

Pamela dijo...

Magnífico poema. No la conocía a la autora: voy en su búsqueda....GRACIAS

Related Posts with Thumbnails