domingo, 2 de noviembre de 2008

El idioma de la mañana

Por un descuido de Dios
este domingo se equivoca
de siglo y semana.
Quizás no tenga importancia
puede ser que no la tenga.
Amanece, el ruido de los tranvías
inventa el idioma de la mañana.
La vida transcurre
más temprano que de costumbre.
A dos metros de la esquina
se extravía un hombre
que lleva la dirección correcta.
Dice ser el hijo del Hombre...
No porta credencial alguna,
tarjeta de crédito
ni registra domicilio conocido.
Esta noticia no será titular
en ningún diario de mañana.


Pablo Cassi
Pintura: Arthur Frost

4 comentarios:

Ulysses dijo...

las buenas noticias no son noticias
Pareciera que fuera asi.
Nos olvidamos de la belleza de lo cotidiano

Saludos amiga

Mari Carmen dijo...

Venía a decirte que te deseo un buen domingo e, igualmente, que los textos que nos dejas y los cuadros son preciosos. Es un lujo este blog, Beatriz :)

Un beso

Adrianina dijo...

Visual y con recovecos misteriosos este texto.
Un beso Beatriz

Ana dijo...

Tengo un amigo que dice que Dios somos cada uno de nosotros, se basa para decir esto en algunas frases bíblicas que usa a su antojo, sin pretender ser un hereje y sólo por amor a los demás.
Dice que lo que hacemos bueno y lo que amamos al prójimo es Dios quien lo hace a través de nosotros . . .
Por esa regla de mi amigo, Dios puede estar naciendo ahora en cualquier calle, en cualquier esquina, y mañana no será noticia en los diarios.
Magnífica pintura, invita a seguir mirando.
Gracias Beatriz.

Related Posts with Thumbnails