viernes, 21 de noviembre de 2008

En espiral

Se prueba los cabellos sueltos al viento,
los deja volar.
Se la ve pluma.
Las cosas que ha arrastrado el viento por ella
y sus ruegos
le ha traído de comer cuando el hambre
la contuvo de no herirse
la detuvo ante el peligro
la empujó al amor
por la voz y los cabellos,
él anidaba allí
sus noches de ocio
y ella se arremolinaba
en libres infinitos pensamientos.



Victoria D'Antonio
Pintura: Splendor de Andrew Atroshenko

3 comentarios:

Ana dijo...

El cabello y un mantón al viento...

La misma belleza de cada día en tu casa.

Una vez escuché esto y la sé de memoria (Nunca supe a quien pertenece):

Que ni el viento la toque, ni mirarla...

Porque amarga es mi voz, mas yo la canto...
Que ni el viento la toque porque tiene...
Pena de muerte el viento si la toca...
Las cosas que se me ocurren de momento, Beatriz, y toda la "culpa" es tuya jajaja
Buen fin de semana.
Un abrazo.

Marcelo dijo...

Coincido con Ana. En esta casa sólo vive la belleza.

SUREANDO dijo...

Gracias Ana y Marcelo, me encantan sus visitas, son Uds. muy buenos amigos y siempre ven lo que yo veo y busco: la belleza, ojalá en todo.
Feliz fin de semana.

Related Posts with Thumbnails