jueves, 11 de diciembre de 2008

Confesiones

Yo te estaba esperando.
Más allá del invierno,
en el cincuenta y ocho,
de la letra sin pulso y
el verano de mi primera carta,
por los pasillos lentos y el examen,
a través de los libros,
de las tardes de fútbol,
de la flor que no quiso convertirse en almohada,
más allá del muchacho obligado a la luna,
por debajo de todo lo que amé,
yo te estaba esperando.
Yo te estoy esperando.
Por detrás de las noches y las calles,
de las hojas pisadas
y de las obras públicas
y de los comentarios de la gente,
por encima de todo lo que soy,
de algunos restaurantes a los que ya no vamos,
con más prisa que el tiempo que me huye,
más cerca de la luz y de la tierra,
yo te estoy esperando.
Y seguiré esperando.
Como los amarillos del otoño,
todavía palabra de amor ante el silencio,
cuando la piel se apague,
cuando el amor se abrace con la muerte
y se pongan mas serias nuestras fotografías,
sobre el acantilado del recuerdo,
después que mi memoria se convierta en arena,
por detrás de la última mentira,
yo seguiré esperando.



Luis García Montero
Pintura: Vettriano

4 comentarios:

myself dijo...

Que bonitas palabras, si merece la pena hay que seguir esperando. Te acabo de descubrir y soy nueva en esto pero me ha encantado tu blogg.
Un saludo

Ana dijo...

Ay, Dios mío . . . Ni sé las veces que vendré hoy a tu casa a "escuchar" estas palabras.

P R E C I O S O.

Siempre gracias.

Adrianina dijo...

A que bonito, yo quisiera que esa persona" me sepa esperar así...

Hermoso Beatriz. Beso

Clarice Baricco dijo...

Lindo poema.
Sigo conociendo nuevos poemas en tu linda casa.
Abrazos.

Related Posts with Thumbnails