viernes, 6 de noviembre de 2009

Nuevo día


Es que alguna mañana despertamos,
y ya no padecemos
por lo que tanto ha muerto.
Nos vamos poco a poco
cubriendo
en polvo de oro
y abotonando el cuerpo.
Como si aquella muerte
también nos sostuviera,
nos vemos hacia adentro
desmoronados, pálidos,
y no sabiendo cómo
darle vuelta
al anillo
del mundo hacia el oriente.
Es que alguna mañana
padecemos la luz,
como si fuera
el día aquel
en que empezamos
a romper el silencio.

Carmen Alardín
Pintura: Dmitri Levin. A new day is beggining

6 comentarios:

Ulysses dijo...

Todos los días comenzamos de nuevo, en cierta medida, nuevas oportunidades.
Es que alguna mañana padecemos la luz,
como si fuera el día aquel
en que empezamos a romper el silencio


Saludos amiga

Ritmo Rancio dijo...

Bello poema de despertar..
de consuelo desconsolado
de grito por fin liberado...

Saludos musicales

un abril encantado dijo...

Un saludo Beatriz, y feliz fin de semana...como cada día un placer visitarte, L.

auroraines dijo...

Beatriz, la conocí en tu blog a esta escritora, me llevé una frase y ahora esta poesía, me gusta y mucho su manera de expresar.
Sin palabras, esta entrada es mágica
por las letras y la sencillez del paisaje, todo!
Buen fin de semana
Un abrazo

Ana dijo...

"Nos vamos poco a poco cubriendo en polvo de oro y abotonando el cuerpo" ¡Abotonando el cuerpo! Presentables al fin!!

Así, algunas mañanas al despertar sabemos que ocurre un no sé qué, una sensación que hace correr la sangre y eriza la piel. Incluso puedo decir: hoy soy feliz, sin ni siquiera haber vivido el día, sin saber qué ocurrirá...Ha de ser ese oro, ese sol nuevo, esa mirada a oriente, al nuevo día que rompa, al fin, el abismo del miedo.

SUREANDO dijo...

Qué bueno que les haya gustado este poema, dice tanto y de manera tan bella.
Ulysses, Ritmo Rancio, Abril, Inés y Ana: feliz fin de semana para todos Uds.
Un abrazo
Beatriz

Related Posts with Thumbnails