lunes, 8 de febrero de 2010

Trompo

Trompo de siete colores,
sobre el patio de la escuela

donde la tarde esparcía

sonrisas de madreselvas,
donde crecían alegres
cogollos de yerbabuena,

trompo de siete colores,

mi corazón te recuerda...

Alejandro Galaz
Pintura: Joel Jones

7 comentarios:

Pamela dijo...

Cantar las mismas canciones, recitar los mismo versos, nos amarran eternamente. Beatriz, me has calado hondo con este trompo!

Elvira dijo...

Buenísimo el poema y el cuadro.

Un beso, Beatriz

PD: Ahora no estoy inspirada para adivinanzas. :(

SUREANDO dijo...

Gracias Pamela, yo sé que tenemos muchos recuerdos en común, tantas nostalgias...

Elvira: ojalá que llegue pronto la inspiración y gracias por comentar.

Pilar dijo...

me ha encantado, Beatriz¡¡
el cuadro, el poema, el sentimiento...
no me acuerdo tanto de mi feliz infancia, tal vez por eso... sino mucho más por la de mis pequeños que ahora andan forjando sus recuerdos para mañana...
ese trompo parado en la mesa... como símbolo de lo que ya no volverá.
Me provoca tristeza pensar en la infancia que pronto perderán...
besos

Lonicera dijo...

Bello cuadro, evocadora poesía y al fondo esa canción tan hermosa de Ana Moura, que gracias a usted he tenido a la fuerza (!) que comprar por internet (en Inglaterra no la consigo) porque quiero escucharla en el auto con el volumen alto (!!). Pasé un verano encantador en Lisboa en 1975y me enamoré del fado.
Caroline

SUREANDO dijo...

Pilar: es verdad a veces no dimensionamos la importancia de la infancia en donde se forjan los recuerdos.


Gracias Caroline, Ana Moura es maravillosa, a todo quien llega a este blog le encanta, razón por la cual no me atrevo a cambiar la música, demás está decir que yo también adoro el fado.

Un abrazo para las dos.

Rosa María dijo...

Hola Beatriz: Yo también guardo un peón de mi infancia. Que bellos recuerdos...
Te envié un archivo de música de Galicia para tus padres.
Un abraciño,
Rosa María

Related Posts with Thumbnails