martes, 22 de diciembre de 2009

Diciembre


Ahora comprendo por qué
al promediar diciembre

mi madre se tornaba pensativa

Ahora comprendo su silencio

ahora comprendo su apatía

Su caminar por las habitaciones

con la mirada buscando
otras cosas,
otras cosas,
lejanas y perdidas.

Ahora comprendo su voz
que se esforzaba
por ocultar
esa lágrima indiscreta
que rodaba
por sus mejillas arrugadas

en diciembre...en diciembre

Quietud del tiempo
que se detiene
por un minuto
al terminar diciembre

espejos que acusan las ausencias,

espacios que revelan un vacío.

Ahora comprendo

ahora que me lleno de recuerdos

ahora que mi sombra se desliza

por las habitaciones
de mi casa antigua

queriendo encontrar con mi mirada

esas cosas, esas cosas
que partieron
con el último
minuto de diciembre.


María D'Abate
Pintura: Holsoe

7 comentarios:

Pilar dijo...

diciembre en invierno es como agosto en verano, parece que no ocurre nada: la naturaleza se queda quieta, el excesivo frío o el excesivo calor nos deja a todos aletargados¡¡¡
y es, sin duda, cuando no ocurre nada cuando se notan más las carencias...
pero debemos buscar en la calma el camino para nuestra felicidad¡¡¡
y si esa palabra nos parece demasiado imposible: cambiémosla por serenidad.
la tristeza también forma parte de nosotros...
un fuerte abrazo
Pilar en Córdoba

Adrianina dijo...

Suele suceder que uno comienza a comprender a los seres queridos cuando lamentablemente ya no están...
Los años no vienen solos.

Besos muchos Beatríz.

Común dijo...

Feliz navidad!!!

Hoy te voy hablar desde mi corazón y mi corazón te quiere decir que en esta navidad solo recuerda los buenos momentos, estos buenos momentos son las luces que iluminaran tu camino………
Aunque no seas creyente aprovecha estas buenas energías que fluyen de todos los rincones del mundo para pedir tus deseos.

Puse mi arbolito delante del cereal que nos da la pacha mama, para alimentarnos durante todo el año y además es en lo que trabajo……

Un abrazo de oso.

un abril encantado dijo...

Mas que nunca quienes se fueron regresan, aunque nunca se fueron, solo para aliviar el dolor de su ausencia nos refugiamos cada uno como puede...no hay otra época del año donde se llore mas aquellos seres que tanto amamos, preciosa entrada Beatriz...yo sueño con irme pronto feliz, en silencio...ahora tengo terror a lo que me espera, sin esperanza, fingiendo ser feliz por mis hijas, mi marido, mi familia... Te quiero, L.

SUREANDO dijo...

Pilar: sí que se notan las carencias, para mí especialmente este año en que he perdido a mi madre.
Gracias por tu abrazo. Feliz Navidad para tí.

Adrianina:tienes razón, no vienen sólos...Un abrazo.

Común:Un abrazo grande para tí.

Lourdes: el corazón se me aprieta al leer tus palabras. Ten fe y esperanza. Desde acá te envuelvo en una luz blanca que te proteja,
te abrazo calidamente y te envío todo mi amor.
Beatriz

Ana dijo...

Cuánto sentimiento...¡Qué maravilla! Se hace tan fácil entender...
Los seres que más recuerdo, tan radiantes en estas fechas eran mis abuelos. Siempre dispuestos a la risa, la pandereta y los villancicos...
Una vez sorprendí a mi abuela, en la intimidad de su habitación, la misma que yo registraba como en inspección eterna, absorta en sus recuerdos. Al mirarse al espejo dijo: "Están aquí, están en mí"
¡Qué extraña era mi abuela! ¡Qué fácil de entender!

SUREANDO dijo...

Ana: que maravilloso lo que cuentas de tu abuela, es mágico.
Como en la "Casa de los espíritus"

Related Posts with Thumbnails