miércoles, 2 de diciembre de 2009

Jaleo

Los acordes van subiendo
como llamas por su cuerpo

encendiendo las pasiones

que estallan en sus braceos.

Sus codos abren espacios

donde nacen cielos nuevos,

donde se esconden las lunas

que han amparado a su pueblo.

Sus manos quiebran el aire

esparciendo los misterios

de su sonrisa de nácar,

de su perfume hechicero.
La música le ciñe el alma

y el vehemente taconeo

hipnotiza las miradas

talla la gracia en el suelo.

Es huracán desatado,
y en el vuelo de su ruedo

deja escapar las tormentas

de su espíritu flamenco.


Luz González

Pintura: Jaleo. John Singer Sargent

3 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué bonito poema!! La bailaora del cuadro no sé cómo se aguanta de pie, con esa postura, jaja! Pero me gusta el ambiente que refleja.

Un beso, Beatriz

Lu dijo...

¡Y olé!
Saludos argentinos.

SUREANDO dijo...

Lo mismo pienso Elvira, qué postura y olé! Lu

Related Posts with Thumbnails