miércoles, 7 de abril de 2010

Bicicleta


En rueda está el silencio detenido,
y en freno congelado la distancia.
Qué lejano está el pie, cómo se ha ido
la infancia del pedal sobre la infancia.

El reino del volante sometido
se borra con la sed que hay en la llanta.
La mano que no está tiene un sonido
de tanta ausencia y cercanía tanta.

Cuán remota la edad que en ti palpita
con las velocidades de tu cita,
y qué rápida estás con ser tan quieta,

tan inmóvil pedal dormido ahora
por la lluvia de ayer que te evapora
tu perdida niñez de bicicleta.

MIguel Arteche
Pintura:Владимир Гусев

13 comentarios:

SUREANDO dijo...

Cuando tenía 10 años me regalaron una bicicleta celeste, fue la única bicicleta que he tenido.
Por esas vueltas de la vida me vi en la necesidad de volver a andar en bicicleta y he podido comprobar que es una habilidad que no se olvida.
El placer de la infancia "a retornato"

Pilar Vidal Clavería dijo...

Hola Beatriz

Siempre me ha gustado ir en bicicleta, es de los primeros recuerdos que guardo asociados a la libertad, pequeñas excursiones aprendiendo a disfrutar de la soledad.

Un abrazo

Común dijo...

Hola!!!!

Cuando era niña vivía en el campo e iba en bicicleta con mi hermana a la escuela, hacíamos unos 8 km. por caminos de tierra y en los meses de poca lluvia nos costaba mucho, por el arenal que se formaba en el camino.............gracias por hacerme recordar.
Buena semana y un abrazo de oso.

Here, There, Elsewhere... and more dijo...

This delightful post reminded me of this quote I love by Abraham Sutzkever: "If you carry your childhood with you, you never become older."
I hope you are keeping well :)

viviana dijo...

hola Beatriz, sublime! sus propuestas abren una guía de lectura riquísima. Otra vez gracias.
No recuerdo a que edad me llegó la bici, fue la única que tuve en mi vida, no era nueva. Lo imborrable absolutamente y que volvió con esa imágen y el delicado poema fue mi madre en la puerta a la que llegó por mi llamado cuando finalmente podía dar la vuelta sobre la bici. Pasar por la vereda con la bici!! Como alguna vez escuché: la cabeza olvida pero la mano no. Hoy tengo que andar(?) en la bici fija . Cuestiones que hacen a la rodilla(no sé si ella se acuerda pero yo no olvido aquel fantástico día) La saludo. viviana

viviana dijo...

hola beatriz. Sublime! sus propuestas abren un maravilloso espectro de lectura. Ya estoy buscando sobre Miguel Arteche.
No recuerdo cuando me llegó la bici. Habrá sido cerca de los 10 también. Fue la única que tuve en mi vida. No era nueva. También pasó al olvido mucho tiempo. Lo que vi con la imágen y el delicado poema fue a mi mamá parada en la puerta con delantal puesto, saludandome. A mí, que había logrado dar la vuelta a la manzana en la bici.¡La vuelta al mundo!.Alguna vez escuché en una película: la cabeza olvida, la mano no(refiriendose a no haber olvidado un mayodormo como tomaba su patrón el trago) Ahora ando en bici fija, por razones también del paso del tiempo. No sé si mi rodilla recuerdo pero yo no olvido aquel dia maravilloso. Otra vez gracias. La saludo.

Mari Carmen dijo...

Beatriz, nunca aprendí a montar en bicicleta. Cuando la bici llegó a casa, mis hermanos aprovecharon la ocasión pero yo ya tenía 16 años y no me atreví con ella. Mi marido sabe que es una espinita que tengo clavada por eso me ha regalado una bicicleta de tres ruedas. Aún no ha llegado a casa, pero es preciosa. Podré, por fin, pasear por el campo en bicicleta :)

Qué cuadro más bonito, y qué linda poema, todo es precioso, como cada verso y pintura que sueles poner en tus entradas.

Un abrazo

ana maria parente dijo...

Esta poesía y la de la adolescencia "me estrujan el corazón".
Cuando niña y adolescente era un as en bicicleta ,hasta carreras corrìa.
Pero desde que tuve el problema con el tobillo me he amedrentado hasta para andar en bicicleta.

ana maria parente dijo...

Tiene razón MARI CARMEN que son preciosos ,a cuál màs los poemas que publicas y los cuadros que ilustran a los mismos.
Exquisita promociòn de cultura poètica y pictòrica moderna.
Pués al verlos uno va en busca de más agua de esa fuente ,es decir de màs producciòn de esos autores.

ana maria parente dijo...

Recuerdo ,una vez ,tenía trece años.El establecimiento que heredè de mi madre(el pobre està con su casa casco abandonada por falta de fondos para restauraciòn)quedaba como a cinco Kmtros del pueblito-los caminos de tierra con polvo abundante-.
En mis trece años ,ya que era ùnica hija cuidada como joya, se me habìa dado sùbitamente por tener màs independencia.
Montè mi bicicleta ,no la chiquita sino la de "los grandes" y-en horas de la siesta y al rayo del sol -,con un calor de treinta y tantos ,sola me fuì para el pueblo.Pensaba regresar ,no huir.
Menos mal que a mi madre y padre los guiaron todos los dueños y trabajadores de los campos vecinos ,pués todos comentaban que hacìa esa nena a esas horas en bicicleta.
Por eso se me estruja el corazoncito.
Mi padre ,como era polìtico ,dice que se imaginaba que por "venganzas que uno ni sabe" me habìan secuestrado.
Mi madre ,en castigo ,subiò a mi bicicleta y me hizo regresar caminando al rayo del sol.
Las hijas del encargado me daban sus bicicletitas para que pudiera llegar màs pronto pero mamá ,docente ella ,LAS RETABA PARA QUE NO LO HICIERAN.
Papá ,desesperado ,me abrìa la puerta del auto cuando mamà no lo veìa pero ,ella ,bien rígida ME HACIA BAJAR.

SUREANDO dijo...

Qué lindo relato Ana María, me imagino a tu mamá en bicicleta, tú caminando y tu papá queriendo protegerte del merecido castigo.

No esperaba que esta entrada tuviera tantos comentarios, a veces lo más sencillo es lo que provoca más evocación.
Gracias a todos por sus recuerdos.

SUREANDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Clarice Baricco dijo...

Este poema no lo conocía.
Más bicicletas.
Abrazos.

Related Posts with Thumbnails