viernes, 23 de abril de 2010

Las cosas


El bastón, las monedas, el llavero,
la dócil cerradura, las tardías
notas que no leerán los pocos días
que me quedan, los naipes y el tablero,

un libro y en sus páginas la ajada
violeta, monumento de una tarde
sin duda inolvidable y ya olvidada,
el rojo espejo occidental en que arde

una ilusoria aurora. ¡Cuántas cosas,
láminas, umbrales, atlas, copas, clavos,
nos sirven como tácitos esclavos,

ciegas y extrañamente sigilosas!
Durarán más allá de nuestro olvido;
no sabrán nunca que nos hemos ido.


Borges
Pintura: Antonio Capel

13 comentarios:

GELY dijo...

Quiero pedirte disculpas, se que te molestado y que no he actuado correctamente. No tengo disculpas ni se como reparar mi equivocación. Solo puedo decirte que lo siento lo siento mucho. ¡¡¡¡¡¡¡ PERDÓN !!!!!!!

Odel dijo...

Que casualidad Beatriz yo puse es mismo post en marzo pero con diferente imagen claro, es mas bonita la tuya claro. Me gusta como describe los pequeños detalles que nos rodea y forman parte de nuestra vida

SUREANDO dijo...

Sí Odel yo he visto que tenemos muchas coincidencias en común.
Particularmente este poema yo ya lo había puesto antiguamente en mi blog, pero con una imagen de las obras completas de Borges y una rosa seca entre sus páginas.
Siempre estoy releyendo a Borges, siempre.
Un abrazo, siempre te visito aunque no comente.

matvi dijo...

De vez en cuando entro a este blog, y siempre me sorprende.

SUREANDO dijo...

Gracias Matías.

Marcelo dijo...

No me canso de decírtelo: cuanta belleza recoges, Beatriz!

SUREANDO dijo...

Gracias Marcelo.

Ana dijo...

Hay un verso de Juan Ramón Jiménez que, quizás, explique lo que me ha hecho sentir este poema.

"¡Que goce triste este de hacer todas las cosas como ella las hacía!"

Algunas de "mis cosas" no son mías pero creo que "interpreto" bien a sus dueños.

ana maria parente dijo...

Las cosas de mi tía MARIA ROSA que era tan pero tan tierna incluso me eran solicitadas por personas que la habían conocido que querían tener algo de ella.
La madrina de mi hijo mayor tiene en su mesa de luz una polvera de ella que cuida como joya(no tiene valor material) pero esta persona es tan tierna como mi tía y se siente identificada con ella.Fue su vecina durante un tiempo y mi tía la regaloneaba.

ana maria parente dijo...

Borges era un hombre que valoraba mucho las cosas que lo rodeaban ,los libros por sobre todo.
Gracias a Dios tiene una esposa que ,como es tan profunda ,parece un templo para sus sacralizadas cosas.

SUREANDO dijo...

Ana: he notado que te gusta mucho Juan Ramón Jiménez, precioso verso ese.

Ana María:qué lujo haber estado cerca de Borges, vivir y respirar ese Buenos Aires que él "juzgaba eterno como el agua y el aire"
Tu opinión de Kodama se contrapone a la de tantos, pero debe ser así como tú dices, la guardiana de su legado, de "sus cosas".

SUREANDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana maria parente dijo...

Para mi Kodama será la japonesa fría que califican ,no me meto con su vida o carácter ,pero es una persona de una cultura tan sólida como para hacer armonía-como en las orquestas-con un timbre y afinación de cultura como la de Borges.
Tenía mi madre una amiga que había tenido oportunidad de tratar a la primer esposa de Borges ,era una señora viuda de sociedad que incluso le había despertado un gran interés amatorio al escritor.Es decir alguien de su ambiente.
Pero si te contara lo que esta señora le relataba a sus allegados
con motivo de su divorcio ,eso si era sumamente bajo -del punto de vista ético-.
Creo que BORGES la segunda vez trató dejar una depositaria de su obra ,de su merecido bronce ,de sus apreciadas cosas cotidianas a una persona talentosa-que supiera darles valor y trasmitirlas a quienes tuviesen esa misma idea-.

Related Posts with Thumbnails