sábado, 4 de septiembre de 2010

La belleza


¿Donde se encuentra la belleza?
¿En las grandes cosas que,
como las demás, están condenadas a morir,
o bien en la pequeñas que, sin pretensiones,
saben engastar en el instante una gema de infinitud?
El ritual del té tiene la extraordinaria virtud
de introducir en el absurdo de nuestras vidas
una brecha de armonía serena.
Sí, el universo conspira a la vacuidad,
las almas perdidas lloran la belleza,
la insignificancia nos rodea.
Entonces, tomemos una taza de té.
Se hace el silencio,
fuera se oye soplar el viento,
crujen las hojas de otoño y levantan el vuelo,
el gato duerme, bañado en una cálida luz.
Y en cada sorbo, el tiempo se sublima.


La elegancia del erizo. Muriel Burbery
This image ©Jelaine Patricia Faunce. All rights reserved.

4 comentarios:

Elvira dijo...

Justo ayer hablaba con una amiga de la importancia de las pequeñas cosas, y cómo nos salvan de tantos momentos difíciles.

Un beso

Pamela dijo...

¡estamos leyendo el mismo libro! LA foto me mató, es preciosa

SUREANDO dijo...

Son las más importantes Elvira, las pequeñas y cotidianas cosas.

Pamela: el libro es precioso y aunque no parece no es una foto, es una pintura de Jelaine Faunce, le pedí su autorización a la pintora para usar sus magníficas pinturas en el blog.
Parece que me voy a tomar esa taza de té.
Un abrazo a las dos.

Rochitas dijo...

no dudo que esa taza de te y la infinitud de ese instante son la belleza, me hizo pensar y me rajo el tema de Aute.

Related Posts with Thumbnails