domingo, 3 de octubre de 2010

Handmade Pottery


Taking the fragile
little handmade
thing to sell —
how lonely it looks
in the market place!


Pintura: Robert Zappalorti
Otagaki Rengetsu

5 comentarios:

Pamela dijo...

Si, qué tristeza. Me pasa cuando voy a los mercados de pulgas, que pienso en esas cosas que pertenecieron a un entorno familiar y luego están ahí tan solas, y aunque alguien las compre y se las lleve a su hogar, ya no será lo mismo, se habrá perdido su historia para siempre

Ana dijo...

¡Qué bonito el comentario de Pamela!
Preciosa entrada.

SUREANDO dijo...

Síiiiii, yo creo que las cosas tienen vida, me sucede lo mismo que a Pamela y me pregunto donde irán a parar los pequeños objetos que amo....

ana maría parente dijo...

A la tetera le falta el saquito a dos agujas con reborde de crochet de Margareth.
La vez pasada mis hijas ,de su placard que-arriba- guarda muchas de esas cosas amadas ,por sacar otro objeto hicieron polvo una radio que fué testigo de toda mi infancia.
En ella escuchamos noticias aterrantes y de gozo ,amedrentantes y esperanzadoras .
Yo pensaba que quizás no se deshizo y vive en mi recuerdo.

SUREANDO dijo...

De seguro que esa radio vive en tu memoria como el saquito tejidos para la tetera de Margareth.

Related Posts with Thumbnails