lunes, 8 de noviembre de 2010

La muerte del silencio


Como alguien que después de un vasto tiempo de oscuridad
descubre tras el rostro de la noche
la inesperada presencia del amanecer,
halló el adolescente en un repliegue de su vida
un tesoro nimbado de misteriosos brillos:
era la muerte del silencio. Y el muchacho
penetró en el umbral de la poesía
con paso decidido y fervor en su pecho:
allí estaba la luz de la palabra,
el extraño fulgor de cada hora,
la ignorada expresión de la hermosura
en el regazo de lo conocido.

Un día, con un libro bajo el brazo,
anduvo por las calles soñolientas y tibias
de una ciudad del sur, de su ciudad.
Sentóse al fin en una plaza silenciosa
y vio cómo las manos del sol acariciaban
el oscuro verdor de los magnolios
con más amor que en otras primaveras.

Abrió entonces el libro. Y sólo dos palabras
en su portada halló:
Teócrito: Idilios.
Y el pastor siciliano se aproximó al muchacho
y le contó muchas historias, tan hermosas
como frutas silvestres o el canto de un jilguero.
Con voz muy dulce hablóle largamente
de los amores mitológicos, simples y fabulosos.
Y cuando sus palabras se apagaron
una flauta afligida se despertó a lo lejos.
La luz mediterránea descansaba
en la plata apacible del olivo;
las cigarras cantaban en la sombra;
cerca del mar crecían las adelfas.


Eloy Sánchez Rosillo

Pintura: Roderick O'Flaherty. Magnolia walk.

4 comentarios:

ana maría parente dijo...

Cuanta vida encontramos en quienes nos cuentan sus vidas consagradas a la literatura realmente bella.

இலை Bohemia இலை dijo...

Hermoso...
la muerte del silencio...un tic tac que se pierde con cada latido...


Bss

Pamela dijo...

He venido a darme un banquete de poesía querida Beatriz, hacía días que no podía entrar a Internet, vivir en el campo tiene lo suyo! besos

SUREANDO dijo...

Encontrar la luz de la palabra, yo creo que como en el poema. ésta se halla en la adolescencia.

Gracias a las tres por pasar y comentar.

Vivir en el campo debe ser maravilloso...(pero con internet)

Related Posts with Thumbnails