sábado, 29 de enero de 2011

Oda a la bicicleta


Iba
por el camino
crepitante:
el sol
se desgranaba
como maíz ardiendo
y era la tierra
calurosa
un infinito círculo
con cielo arriba
azul,
deshabitado...

Neruda
Pintura: A. Deineka

7 comentarios:

Común dijo...

Hola!!!
Me imagine el crujir de las chalas del maíz crujiendo, es un sonido que estaba muy guardado en mi mente infantil y con tus palabras salieron a flote, que grande que es la mente humana…
Buen fin de semana y un abrazo de oso.

Ana dijo...

Vivir despacito. Haber vivido despacito.

Elvira dijo...

Me gusta este cuadro de Deineka, Beatriz. Aunque de momento mi preferido es el de la chica leyendo (de todos los que he visto, que no son muchos).

Besos

Clarice Baricco dijo...

Ya sabes que son mi debilidad las bicicletas.

Aunque sea repetitiva, pero disfruto mucho de la poesía que compartes, de las imágenes. Tanto mundo por conocer.

Besos.

ana maría parente dijo...

Cuando tenía trece años ,en una oportunidad me fuí en bicicleta hasta la villa que quedaba cerca de nuestro campo a las dos de la tarde y en ENERO con el sol quemando.
Mis padres salieron ,luego de despertar de la siesta -desesperados-a buscarme.
Me fuí sola de enloquecida que era nomàs.Andar en bicicleta me hacìa soñar despierta.
La distancia entre la casa(la que he contado està destruída) y la entrada era de dos kilóemtros y medio y a la villa habìa ocho kilómetros.
Mi madre se subió a la bicicleta y no permitió que mi padre me regresara en autos.Tuve que caminar de regreso.
Mis hijos -lo que es el pasar del tiempo-habitualmente se iban a la villa en bicicleta y a la siesta ,mi misma madre-ya abuela-no les decía nada.

SUREANDO dijo...

Te imagino por ese camino Ana María.

ana maría parente dijo...

Bastante parecido al del cuadro ,pués es zona de lomas con mucha vegetación y árboles verdes.

Related Posts with Thumbnails