viernes, 29 de abril de 2011

A veces

llevamos demasiado peso
y no nos damos cuenta,

hay que aligerar la carga...

Pintura: Buchholz

5 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Y qué difícil , a veces, saber cómo hacerlo...

Un abrazo fuerte,
gracias por estar cada día con nosotros, Beatriz

SUREANDO dijo...

Gracias Mariluz, he tenido uno días ajetreados, quiera Dios que todo salga bien.
A veces me siento como llevando ese elefante en mi espalda.
Gracias a Uds. por sus visitas al blog que está un poquito abandonado por las circunstancias.

Ana dijo...

Y cuándo es imposible aligerarla???
¿Quién puede deshacerse del elefante? (Tal vez si nos tiramos al agua y empujamos nadando...)

Un abrazo, Beatriz.
¿Sabes sobre san Judas Tadeo? No creo demasiado en santos ni milagros pero san Judas me porfía, se empeña en llevarme la contraria y demostrarme lo equivocada que estoy.

SUREANDO dijo...

Fue mi devoción en otros tiempos cuando le pedí por una causa imposible... ahora tenemos a San Expedito el de las causas urgentes e imposibles.
Gracias Ana, todo va mejorando.

Anónimo dijo...

Es muy agradable visitarte, siempre maravillosas imágenes, siempre preciosas palabras y pensamientos en los que detenerse. Gracias por tener este lugar.
Nubia

Related Posts with Thumbnails