viernes, 17 de junio de 2011

En la residencia de ancianos


Ella es como un caballo paciendo
en una colina cubierta de hierba que alguien hace
más y más pequeña moviendo
cada noche las vallas.
Ha dejado de correr en anchas curvas,
ha dejado incluso de correr en apretados círculos.
Inclina la cabeza para comer; la hierba
es polvo, y el lecho del arroyo está seco.
Señor, ven con tu ligero dogal.
Ven y llévatela.
_____________________________________________
In the Nursing Home
She is like a horse grazing
a hill pasture that someone makes
smaller by coming every night
to pull the fences in and in.
She has stopped running wide loops,
stopped even the right circles.
She drops her head to feed; grass
is dust, and the creekbed’s dry.
Master, come with your light
halter. Come and bring her in.

Jane Kenyon
Pintura: Kurt Peiser. Hermitage Museum

6 comentarios:

Elvira dijo...

¡Qué cuadro tan terrorífico, Beatriz! Un beso

SUREANDO dijo...

Es muy real y en nuestros países subdesarrollados es muy común ver esta realidad.

El poema es maravilloso, esa metáfora del caballo...para describir el final de la vida y el verso final:
"Señor, ven con tu ligero dogal.
Ven y llévatela."

"Master, come with your light
halter. Come and bring her in."

es lo que muchas veces deseamos para nuestros seres queridos que sufren y sufren en el final de sus vidas.

Gracias Hilario por este poema de Jane Kenyon. Muchas gracias.

Clarissa Rodriguez dijo...

La vejez es un tema sensible, complejo y que, más tarde o más temprano, a todos nos toca (gracias a Dios)
En este sentido me ha impresionado el escritor Yasunari Kawabata que una y otra vez permite entrar en la reflexión, desde distintos ámbitos. Desde el erotismo, por ejemplo: “la casa de las bellas durmientes”, hasta la destreza intelectual: “el Maestro de Go”, etc.

En lo personal, le pido a Dios llegar a la vejez con autonomía, dignidad, lucidez y amor (¿será mucho pedir?)

De Kenyon: quien mejor que ella para retratar esa melancolía, con su aire sutil, campesino y con tanta lucidez.

Un abrazo, prima, y larga vida¡!

SUREANDO dijo...

Gracias Clarissa, larga vida y una vejez con todas esas características, yo también deseo así que sea la mía.

Kawabata es un pendiente que tengo.
No he leído nada de él.

Llueve intensamente por acá, el temporal arrecia.
Un abrazo

ana maría parente dijo...

Ayer ,una política argentina de 99 años se diò el gusto de -cortesmente-hacerle ver a los periodistas que no valen nada con sus preguntas.
Una cabeza tan brillante la casi centenaria que los dejò mudos cuando les dijo que la igualdad de la mujer y su progreso NO SE EXPRESA CON UNA POLLERA MAS CORTA QUE LO NORMAL SINO CON LA EXPRESION DE SU TALENTO que no tiene ninguna diferencia con la del hombre.
Que cuadro tan maravilloso y que expresivo y pensar que tiene oculto el rostro la protagonista.Sin embargo expresa con el cuerpo todo.

SUREANDO dijo...

Por algo está este cuadro en el museo Hermitage de San Petersburgo y que maravilla estar con esa lucidez opinando a los 99.

Related Posts with Thumbnails