miércoles, 31 de agosto de 2011

La casa encendida




Y puede ser que estemos todavía
unos dentro de otros,
y puede ser que habitemos
aquella casa de la infancia
donde el latido del corazón
tenía las mismas letras que la palabra hermano;
y Gerardo...
-ya sabéis que Gerardo
quería llegar a ser como un domingo
cuando fuera mayor-,
y aquella casa estaba viva siempre,
estaba ardiendo siempre
durante varios años de juego indivisible,
de cielo indivisible,
de cielo con su tiempo indivisible
y circular que comienza en mañana...

Luis Rosales. La casa encendida
Pintura: Wyczolkowski Leon

7 comentarios:

SUREANDO dijo...

Gracias a Beatriz, profesora española que me recomendó "la casa encendida"

¿qué te parece Ana este fragmento:
"quería llegar a ser como un domingo
cuando fuera mayor"...?

largo
tedioso
luminoso
gris
descansado....
Sobran lo adjetivos y las apreciaciones para lo domingos.
¿cómo los ven ustedes?

Ana dijo...

Tal vez sabio.

Imaginé ayer que estaríais celebrando.

Un abrazo.

SUREANDO dijo...

Sí Ana, celebrando y cuidando a los nietos en su casa, que su madre viajó a Santiago por trabajo.

Beatriz dijo...

Gracias a ti por recordarme. Aqui estoy como cada noche.
Un abrazo fuerte
Beatriz

SUREANDO dijo...

Hola Beatriz y gracias por tus visitas, a veces pienso que nadie pasa, que pocos leen y me encuentro con tu comentario.
Un placer contar contigo y siempre con Ana, mi amiga de Cádiz.
Un abrazo a las dos.

ana maría parente dijo...

Todavía vivo en la casa de mi infancia ,aunque no exista ya el jardìn ,no exista el árbol de palo borracho con sus flores rosadas y sus copos de algodòn ,aunque los cuadros que me miraban desde sus paredes me miren de otras paredes ,
Diferente ,Gerardo para mí no es hermano sino esposo e hijo.

SUREANDO dijo...

Qué bueno Ana María, siempre se permanece en la casa de la infancia.

Related Posts with Thumbnails