viernes, 8 de junio de 2012

Cuarenta años


Cuarenta años
las hojas de papel blanco
pasaron por mis manos y traté
de mejorar su vacío
pacífico poniendo
pequeños rulos pequeñas astas
de letras y palabras
llamitas saltando
ninguna página
fue menos que fascinante para mi
discursiva llena de cadencia
con sus pálidos nervios escondidos
en las curvas de las Qs
tras las Hs marciales
en las patas palmípedas de las Ws
cuarenta años
y otra vez estoy esta mañana como siempre
detenida mientras el mundo vuelve
húmedo y hermoso estoy pensando
que el lenguaje
no es ni siquiera un río
no es un árbol no es un campo verde
no es ni siquiera una hormiga negra que viaja
eficiente y modesta
de un día al otro de una
página dorada a la otra.
_____________________________________


Forty years

for forty years
the sheets of white paper have
passed under my hands and I have tried
to improve their peaceful
emptiness putting down
little curls little shafts
of letters words
little flames leaping
not one page
was less to me than facinating
discursive full of cadence
its pale nerves hiding

in the curves of the Qs
behind the soldierly Hs
in the webbed feet of the Ws
forty years
and again this morning as always
I am stopped as the world comes back
wet and beautiful I am thinking
thet language
is not even a river
is not a tree is not a green field
is not even a black ant traveling
briskly modestly
from day to day from one
golden page to another.

Mary Oliver
Pintura: Sarah Ryhanen

4 comentarios:

SUREANDO dijo...

Mi caligrafía de niña,redonda,uniforme, calmada, hermosa....ha desaparecido.
Ahora los trazos tienen puntas agudas, saltos, las letras se separan, se desconectan...pero a veces en días luminosos vuelve a mi mano esa letra grande, redonda como un sol de la infancia.

Ana dijo...

Los cuadernos atados con cinta, aferrados al tiempo en la imagen...
El lenguaje caligráfico es rotundo, individual, absolutamente transparente aún en lo ilegible...

Ay, nunca fue calmada ni redonda la que tuve y ya olvidé los días en que pudo ser mejor...Recuerdo aún mi persistencia en alejarme de la letra de cuaderno de caligrafías Rubio que imponían en el colegio, admiraba la caligrafía como parte de ese todo que forma a cada persona como ser único.
Aunque me preocupe por conseguir la que fue, es que no hay modo... Es incluso frustrante

Ahora sé que me escribes en días luminosos.

Un abrazo!!!

ana maría parente dijo...

La mía era un desastre.
La directora ,que era mala ,revisaba nuestros cuadernos y discutìa con mi maestra que decía de mi que era buena alumna.Como puede ser buena alumna una niña que escribe tan desastrosamente!!!!!!!decía esta amargada de la vida.
No se porqué ,a pesar del cambio de los mètodos de enseñanza SIEMPRE UNO SUFRE EN LA ESCUELA.
En mi país uno puede ser un burro ,pero si no es prolijo ES ANORMAL.
ANA ,tu te alejabas de las rayas pre establecidas como signo del vuelo al arte que aspirabas!!!!!

SUREANDO dijo...

Opino lo mismo que Ana María, tu caligrafía, Ana, es de artista.

jajaja Ana, cuando te escribí, me concentré en la infancia para que la letra me saliera redonda y bonita.
Una vez, hace años envié un párrafo manuscrito a una grafóloga de un diario y le dió medio a medio en el análisis.

La letra "habla" ¡Cuidado!

Related Posts with Thumbnails