miércoles, 26 de septiembre de 2012

La Licorne


Se sostiene la isla sobre un campo de gules,
leopardos y raposas. La dueña, en su escabel,
se recoge el brocado y en sus vueltas de seda,
sobre el regazo apoya blandamente las manos
el gentil unicornio y sella con su imagen
el espejo de azogue que le muestra la dama.





María Victoria Atencia
Cluny Dame a la Licorne

2 comentarios:

ana maría parente dijo...

Los símbolos ,recuerdos de otros tiempos en que ese lenguaje era tan profundo.
Ahora solo tienen voz las banalidades.

SUREANDO dijo...

Así no más es, Ana María.

Related Posts with Thumbnails