miércoles, 12 de septiembre de 2012

Velas


Los días del futuro están delante de nosotros
como una hilera de velas encendidas
-velas doradas, cálidas, y vivas.
Quedan atrás los días ya pasados,
una triste línea de velas apagadas;
las más cercanas aún despiden humo,
velas frías, derretidas, y dobladas.
No quiero verlas; sus formas me apenan,
y me apena recordar su luz primera.
Miro adelante mis velas encendidas.
No quiero volverme, para no verlas y temblar,
cuán rápido la línea oscura crece,
cuán rápido aumentan las velas apagadas.
Kavafis

5 comentarios:

Ana dijo...

Preciosa comparación. Sólo la luz, la vista clavada en la luz.

SUREANDO dijo...


Difícil es no mirar hacia atrás...

Eva Ferrer dijo...

¿Y si en vez de no mirar, recogiéramos los restos doblados, usados y con ellos construyéramos una "Vela hermosa", de colores fundidos que contenga todos los momentos luminosos del pasado?, Seguro que seríamos más felices, y si alguna de las velas encendidas, calidas y doradas del futuro no alumbra con la intensidad esperada. Entonces, nuestra "Vela hermosa" (hecha con los restos de primeras luces)será la que ayude a encontrar la claridad.

SUREANDO dijo...

Bellísimo Eva, gracias.

ana maría parente dijo...

No nada de andar contando las velas que consumimos viviendo ,sigamos consumiendo alegres el don que el cielo nos da-

Related Posts with Thumbnails