sábado, 14 de septiembre de 2013

La chica de la marquesina



Sale de la marquesina y mira
hacia la izquierda:
vuelve y reinicia su pequeño
claqueteo nervioso.
No aguanta más, se muere, necesita
que llegue el autobús, la vida, todo
lo que ésta le tenga reservado.
Y lo necesita ya, ahora, esta noche de sábado.
Mañana es una entelequia, una ficción,
un planeta a años luz.
Y vuelve a salir y mira y se consume de deseo.
es terriblemente desgraciada un segundo
y al siguiente – llega el autobús al fin – se ríe
y parece que amanece en el mundo.
Y yo la miro y pienso,
que aunque sólo fuera por eso,
por esa fuerza, por sentir
lo que ahora mismo está sintiendo ella,
merece la pena vivir.

Karmelo Iribarren
Pintura: Annick Bouvier

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por escribir tan bien.

SUREANDO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SUREANDO dijo...

Es un poema de Karmelo Iribarren.

ana maría parente dijo...

Este KARMELO tiene ideas tan inigualables!!!

SUREANDO dijo...

Karmelo, grande, único.

Related Posts with Thumbnails