martes, 15 de octubre de 2013

Vamos por la vida...


Vamos por la vida de desengaño en desengaño. 
Si los encerramos dentro de nosotros 
y no se los mencionamos a
los demás, 
a eso se le llama optimismo vital. 
Pero empiezan ya en la infancia
 y continúan hasta el final de la vida.

Seifert
Pintura: Kershishnik

2 comentarios:

Ana dijo...

Tal vez para abanicos sean adecuados, al menos que "nos vayan dando viento fresco"
-Los escribo, los recorto y ventilando, que es gerundio-
¿Se dice en Chile eso de que..."anda y que te vayan dando viento fresco"?
¡Optimismo vital! Ommmm...
Ay, amiga. Besos (Hoy es dieciséis...)

SUREANDO dijo...

jaja optimismo vital ya no me queda.
No me digas que es 16....volver a los 17 quisiera yo. Que el de mañana me trae cambio de folio. Nooooooo!!!!!

Related Posts with Thumbnails