martes, 1 de abril de 2014

Abril


Este día tan lleno de niñez,
las cápsulas verdes de los eucaliptos
en el suelo, entre hojas.

El buen aroma frío y viejo trae
de la mano, consigo,
los paseos al sol y por un parque
en un abril de viento.

Por mirar la vereda así y oír el ruido
de las hojas, arriba;
por recoger las cápsulas y aspirar hasta el alma
su antiguo olor, se puede,

—a veces, sí, se puede—
abrir puertas cerradas hacía días remotos;
las mañanas del sol y un aire limpio, fino,
los bancos de madera por el borde del parque,
las veredas desiertas,
un viento decidido contra la cara, frío,
y en la mano, tibieza de la mano materna.

Circe Maia
Hockney

2 comentarios:

eva dijo...

"... y en la mano, tibieza de la mano materna"

Pasan los años y aún podemos sentir esa tibieza, nuestros hijos sentirán la nuestra, y así generación trs generación, esos son los lazos que unen, esas sensaciones únicas e imborrables.

eva

cecibustos dijo...

Beatriz:
La entrada es bellísima, el poema de Circe Maia y el cuadro de Hockney rozan la plenitud de la belleza.
Saludos,
Cecilio

Related Posts with Thumbnails