viernes, 18 de abril de 2014

Miro pasar las nubes



¿Qué fue de aquel muchacho que yo fui,
de los días aquellos en que era
cierto o posible todo y toda cosa
se encontraba al alcance de mi mano?
Miro pasar las nubes que la tarde
va moviendo en el cielo. En apariencia,
nada ha cambiado, pero qué distinto
me descubro a mí mismo si contemplo
en el espejo del papel al hombre
que ahora intenta escribir este poema.
Pasan las nubes; pasa el tiempo; pasa
la luz gris del invierno por el cuarto
en el que escribo a solas. A lo lejos,
se oye el rumor del mundo. Late, aquí,
la realidad en silencio. Se diría
que es todo igual, más todo es diferente.
Y difícil. Y extraño. Ya no tengo
la juventud que tuve —o que soñé
que tuve—, aquella fe que mantenía
mi vida en vilo: tantas ilusiones.
Y muy despacio —y a la fuerza— aprendo
a ser el que ahora soy, a ir olvidándome
de lo que fuera mío y la corriente
del tiempo que me ha quitado.
Busco un poco
de paz, y, en esta nada, puedo acaso
decir que soy casi feliz. No pienso.
Acepto. Y vivo.
Pero a veces aún,
cuando miro las nubes que la tarde
va moviendo en el cielo lentamente,
me acuerdo de los días en que era
cierto o posible todo y toda cosa
se encontraba al alcance de mi mano.
Y me pregunto con melancolía
qué fue de aquel muchacho que yo fui.

Eloy Sánchez Rosillo
Yeats by Singer Sargent
Gracias Antón

11 comentarios:

Francisco Méndez S. dijo...

Beatriz:

Me gusta mucho Eloy Sánchez Rosillo, especialmente este poema en que se hace la pregunta. ¿Qué fue de aquel muchacho que yo fui, de los días aquellos en que era cierto o posible todo y toda cosa se encontraba al alcance de mi mano?, que me he hecho muchas veces acerca del joven que fui, de nuestras ilusiones y certezas.

Un abrazo Beatriz

SUREANDO dijo...

Es muy triste este poema Francisco y no todo el mundo se hace esa pregunta.
Es el tiempo el que pasa y nos roba la alegría.
Un abrazo.

eva dijo...


Este poema me ha traído al recuerdo este otro, que ya pusiste en tu blog, de Gil de Biedma.

Ciertamente, son tristes...

No volveré a ser joven

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
-como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
-envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.




Valentina Hidalgo dijo...

Hola Beatriz,

Hace algún tiempo que te sigo aunque nunca me he atrevido a escribirte por ello siento que estoy en deuda contigo por tanta belleza,serenidad,y calidez. Te lo agradezco. Te preguntarás porque lo he hecho hoy, y te lo diré francamente, ha sido por el dibujo, se parece tanto a mi padre, que de repente sentí que me rozaba de nuevo, y no puedo evitar preguntarte de quién es? quién es su autor?
Muchas gracias,
Una abrazo bella Beatriz
Valentina

SUREANDO dijo...

Si Eva, es muy bueno y triste ese poema. Gracias por recordarlo.

Hola Valentina ¿de dónde vienes? gracias por tus palabras.
El dibujo es del poeta Yeats realizado por John Singer Sargent.
Un abrazo para ti también.
Beatriz

nerea menorca hidalgo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Valentina Hidalgo dijo...


Muchas gracias Beatriz!

Yo vivo en una isla de Baleares que se llama Menorca, y soy española. Me encanta la poesia, y gracias a tí he llegado a algunos poemas que desconocia. En ocasiones escribo un poco, y soy muy aficionada a la literatura oriental. No tengo blog porque no tengo mucho tiempo, quizás algún dia...
Disculpa que no recuerde,y tú de donde eres?, es un verdadero placer visitarte

Que acabes de pasar buen fin de semana! Un abrazo.

Valentina

(Perdón, antes por equivocación he publicado el comentario con la foto de mi hija, por eso he borrado).

Marcelo dijo...

Bellísimo! Muchas veces pienso esas cosas pero otras, que mi mejor momento es hoy, aunque ya no sea joven.

SUREANDO dijo...

Es bueno pensar así Marcelo...yo pienso que mi mejor momento está por llegar.

Marcelo dijo...

seguro que sí! A veces creo que la juventud está sobrevalorada. Deberíamos sobrevalorar la salud, no la juventud. De joven yo era un tonto. De mayor también, pero ahora lo sé! y eso es un ventaja respcto del joven que fui.

SUREANDO dijo...

Pienso igual...yo a los 17 viví casi un año en USA, (Vietnam, Nixon, los hippies etc...) y era una tonta.
La semana pasada viajé a Puerto Montt ( 600 kms.)y lo disfruté al máximo, lo observé todo, me reí, lo pasé tan bien, imagina cuando vaya a Paris o a Buenos Aires jajaja
La edad da sus ventajas, sin duda.

Related Posts with Thumbnails