sábado, 5 de julio de 2014

Amor




Mi manera de amarte es sencilla:
te aprieto a mí
como si hubiera un poco de justicia en mi corazón
y yo te la pudiese dar con el cuerpo.
Cuando revuelvo tus cabellos
algo hermoso se forma entre mis manos.
Y casi no sé más. Yo sólo aspiro
a estar contigo en paz y a estar en paz
con un deber desconocido
que a veces pesa también en mi corazón.

Antonio Gamoneda
Rob Hefferan

2 comentarios:

eva dijo...

Bonito regalo para este primer domingo de Julio.

Gracias, Beatriz.

eva

cecibustos dijo...

Hola, Beatriz. Hermoso, muy hermoso el poema que nos ofreces hoy. Y cuánta razón le asiste en su manifiesto, tan universal, tan de todos, tan sentido y vivido. Sí, Antonio Gamoneda es un poeta de inabarcable hondura y recorrido vital —Ana, Amelia / venid conmigo a recibir la luz—. Sí, Antonio, «el silencio y las manos».
Saludos desde el verano,
Cecilio

Related Posts with Thumbnails