lunes, 18 de agosto de 2014

April



Like a mad red brain
the involute rhubarb leaf
thinks its way up
through loam.

Jane Kenyon
Robert Papp

4 comentarios:

Ruben Carcamo dijo...

Me ha brotado un ruibardo, el único que sobrevivió no sé cómo, a todos los cambios de casa. Ha llegado a la parcela con apenas 12 cms de alto. Son dos hojas que cuido con esmero porque esas sobrevivientes permitieron que mis hijas hoy casadas pudieren conocer la mermelada de ruibarbo. De eso hace ya 12 o 15 años. Allí están esas dos hojitas que espero se llenen de nietos.

Ruben Carcamo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SUREANDO dijo...

Esta pintura que también subí al FB ha sido como un imán que ha atraído a todos los amigos magallánicos, en especial a los que están lejos.
Yo también he transplantado matas de ruibarbo, pero no se me han dado. Con los "chochos" lupinos tuve mejor suerte.
Por años mi mamá me enviaba dulce de ruibarbo para hacerme sentir un poquito más cerca de ella y de mi tierra, ahora ya no puede ser...

auroraines dijo...

Sabores que identifican lugares y recuerdos, que dulce el ruibarbo y tu madre.
Un abrazo

Related Posts with Thumbnails