miércoles, 13 de agosto de 2014

Canción reducida



Si le fuera posible
desearía una voz
con menos ira que la propia.
No quisiera reconocer
roto, todavía, el hilo
de la esperanza y solicita
la voz al otro lado del teléfono,
que las horas persigan
otro día tras la noche y palpar
la cotidianeidad de la mañana,
ahora que toda la casa es solo
un sofá con una manta que nunca
llega a cubrir los pies.

Héctor Castilla
Deborah Dewitt

1 comentario:

esteban lob dijo...

Habrá que encoger un poco los pies.Es una solución nada poética, pero efectiva, sobre todo ante el peligro del frío patagónico.


Abrazo.

Related Posts with Thumbnails