lunes, 3 de noviembre de 2014

Me levanté...


Me levanté
a beber un vaso de agua 
Y allí,
 a las tres de la madrugada,
con la vista clavada en el suelo 
y el sonido de la nevera
como música de fondo,
sólo Dios sabrá por qué
decidí hacer balance de mi vida.
Tuve suerte: el sueño 
llegó enseguida.

Karmelo Iribarren
Giarrano

6 comentarios:

Rosa dijo...

Ya, qué "amoroso" es Dios...siempre atento...

Un beso, Beatriz. ¡Gracias!

Francisco Méndez S. dijo...

Que suerte que fue un balance corto, y el sueño llegó luego

Un abrazo. Beatriz

eva dijo...

"... con el sonido del frigorifico de fondo..."
Qué suerte que el sueño llegó pronto, mejor dormir y mañana será otro día.

eva

Ana dijo...

Los sueños nos llevan y nos traen, Dentro de nosotros está cuanto somos y seremos.

SUREANDO dijo...

Gracias a Dios yo no despierto en toda la noche.

Marcelo dijo...

Me gusta pensar que Karmelo el 3, y haciendo balances, conlleva una dedicatoria secreta...
Un beso!

Related Posts with Thumbnails