viernes, 14 de noviembre de 2014

Una Sombra



Jugaba al ajedrez y le gustaba

comer en restaurantes orientales,
los clásicos, las piernas de las chicas,
el zumo de tomate, la ternura,
el ciclismo, el valor y los caballos.
Odiaba a los oscuros intrigantes,
la usura, la mecánica y el basic,
y no pactó jamás con mercaderes
y con "ismos" que inventan los mediocres.
Yo le ame con locura, pero un día
se hartó de imaginarme diferente
y se fue. Como todos los fantasmas.






Amalia Bautista
Pierre Chevassu

3 comentarios:

eva dijo...

Es nueva Amalia?

eva

Ana dijo...

Tal cual ¡Como todos los fantasmas!

Amalia Bautista me suena a estreno, Eva, sí, pudiera ser... ¡Y me gusta!

Me cae mal el pamplinoso del poema. Inflexible, dogmático...Un panolis inconsistente con un personaje fabricado ¡Un fantasma!

SUREANDO dijo...

Está, Amalia, está.


Panolis, palabra nueva para mí.

Related Posts with Thumbnails